Las Oficinas de la Campaña de Bloomberg son Atacadas a lo Largo de Estados Unidos con Pintura, Piedras, y la Ira de las Masas

Foto: Varios actos de vandalismo contra las oficinas de campaña presidencial de Mike Bloomberg en los EE.UU.

Este artículo es una traducción.

Por Jakob Stein

El jueves, la oficina de la campaña presidencial en Austin de Michael Bloomberg fue vista completamente cubierta con graffiti rojo y amarillo, incluyendo lemas revolucionarias como ¡Elecciones No! ¡Revolución Sí!” martillos y hoces, y múltiples ventanas rotas. La acción contra la oficina en Austin de Bloomberg se produce después de una ola de vandalismo contra las oficinas de su campaña en todo el país, expresando la furia de la gente contra el multimillonario imperialista.

En respuesta a la acción en Austin, un representante de la campaña declaró, “Estos ataques contra las oficinas de Mike Bloomberg 2020 en Texas y en todo el país son un claro intento de intimidar y asustar a nuestro equipo de trabajo y voluntarios para que no voten por Mike,” informándole a los medios locales que no están seguros si la oficina estará arreglada antes de las elecciones primarias del 3 de marzo.

Como imperialista con un valor neto de casi $60 mil millones, cualquier reclamo de intimidación por parte de Bloomberg o su campaña equivale a una estrategia de exposición mal calculada, llamando más la atención sobre el hecho de que tanto él como su campaña son ampliamente odiados por las masas y completamente impotente frente a su ira. Todo esto a pesar del hecho de que Bloomberg ha gastado grandes cantidades en publicidad, colocando sus anuncios en prácticamente todas las plataformas de redes sociales, servicios de transmisión en línea y en cualquier otro lugar donde se pueda comprar atención.

La propia campaña de Bloomberg ha dado una plataforma a las acciones a nivel nacional, tuiteando cada incidente en un intento de simpatía. En Salt Lake City, una fila completa de ventanas delanteras fueron quebradas haciéndolas añicos con un total de 50 rocas encontradas en la oficina. En Chicago, la oficina fue pintada con grafiti que leía“Racista, Sexista, Oligarca.” En Flint, Michigan, un cartel con el lema “Comer a los ricos” fue pegado a una ventana.

bloomberslc
La Oficina de Campaña de Bloomberg en Salt Lake City vio los daños mayores, con 50 rocas arrojadas por las ventanas.

Incluso las formas más leves de protesta, como un póster pegado, han ganado la histeria de la campaña de Bloomberg, y Bloomberg ha culpado a la retórica de su compañero candidato presidencial demócrata Bernie Sanders por supuestamente inspirar las acciones. Por otro lado, muchos partidarios de Sanders han dado a entender en línea que la gran cantidad de actos de vandalismo en todo el país es una operación de “bandera falsa,” coordinada por la propia campaña de Bloomberg para desacreditar a los partidarios de Sanders. Ambos lados demuestran cuán desconectados están de la clase obrera de los Estados Unidos, al ver las pintas de graffiti y las ventanas rotas como conspiraciones sombrías en lugar de expresiones materiales de cómo se sienten las personas sobre los políticos burgueses.

El ex alcalde de Nueva York y fundador del imperio de medios Bloomberg, Bloomberg es conocido por gastar millones de dólares para influir y comprar políticos en todo el país, primero como republicano, luego como independiente, y ahora como demócrata. Su movimiento de un lado del espectro al otro es una gran demostración de lo poco que el partido político que dirige el gobierno de los Estados Unidos les importa a los imperialistas. Se garantiza que ambos partidos representan los intereses imperialistas en general, y con grandes contribuciones de campaña a políticos individuales, también se puede garantizar su lealtad a políticas y corporaciones específicas.

Bloomberg también ha promocionado sus doce años como alcalde de la ciudad de Nueva York como una importante credencial en su campaña presidencial. Durante su mandato, Bloomberg defendió la práctica de “detenerse y registrar,” lo que dio rienda suelta a la policía de Nueva York para acosar y hostigar a personas de razanegra y a latinos pobres y de clase obrera basándose en cualquier “sospecha” subjetiva. Aunque no comenzó la práctica él mismo, durante su mandato, la cantidad de paradas policiales aumentó 600%. Continuó defendiendo la política racista y opresiva hasta noviembre de 2019, una semana antes de lanzar su campaña presidencial.

Como directora del grupo Bloomberg Media, numerosas empleadas han denunciado el sexismo y el acoso sexual en el lugar de trabajo, pero al recibir acuerdos, fueron obligadas a firmar Acuerdos de No Divulgación (NDA) que invitaría litigios si expresaban las quejas. La historia de Bloomberg con mujeres refleja la del presidente Donald Trump, ambos filántropos burgueses que expresan total desprecio por las mujeres.

bloombergchicago
La oficina de Bloomberg en Chicago fue etiquetada con “Racista, Sexista, Republicano, Oligarca”

Bloomberg, también como Trump, ha señalado su historia como un “empresario exitoso” como una prueba más de que sería un buen presidente. En este sentido, tiene razón en que ganar miles de millones de dólares para facilitar el capital financiero a costa de los trabajadores de todo el mundo es una gran preparación para la oficina de la Presidencia, que es el gerente principal del imperialismo estadounidense, la superpotencia hegemónica del mundo.

Los imperialistas como Bloomberg o Trump pueden afirmar que no han sido “comprados” por ningún capitalista o interés especial, pero esto no significa que representen a las masas. Su riqueza masiva simplemente significa que pueden eliminar al intermediario y reemplazar al político corrupto, en deuda con los imperialistas ricos, con un representante directo del capital financiero imperialista.

A medida que el pueblo es bombardeado constantemente con anuncios de la campaña presidencial de Bloomberg, han visto a través de su intento de comprar legitimidad, y en su lugar han optado por rebelarse contra el viscoso imperialista en las paredes y ventanas de sus oficinas de campaña.