ARIZONA: Trabajadores Continúan Paro Contra la Compañía Minera Asarco

Foto: Trabajadores de Asarco en paro se reúnen frente a una convención minera en Phoenix, Arizona

Este artículo es una traducción.

Por: Destinee Fuerte

El 24 de febrero, trabajadores de la American Smelting and Refining Company LLC (Asarco) en paro organizaron una protesta fuera del Centro de Convenciones de Phoenix cuando los empresarios de la compañía asistieron una conferencia nacional de la Sociedad de Minería, Metalurgia y Exploración. Después de 4 meses de huelga, no se vislumbra el final para los 1700 trabajadores de Asarco en Arizona y Texas, que aún se mantienen firmes en su demanda de un contrato laboral justo.

Asarco, con sede en Tuscon, Arizona, se ocupa de la extracción, fundición y refinación de cobre, y es propiedad de Grupo México, una de las corporaciones mineras más grandes del mundo. La huelga comenzó el 13 de octubre del año pasado y fue liderada por el sindicato United Steel Workers Union (USW, por su sigla en inglés). Los trabajadores de Asarco en paro tienen su base en tres minas y una instalación de fundición en el sur de Arizona, así como en una refinería de cobre en Amarillo, Texas.

La última huelga comenzó después de que Asarco propuso un contrato que continuaría una congelación de aumento de sueldo por una década, duplicaría los costos de atención médica y finalizaría los planes de pensiones existentes. El plan, descrito por Asarco como su “última, mejor y definitiva oferta,” entró en vigencia en diciembre de 2019, incluso después de que fuera rechazado por el 77% de los trabajadores.

Durante los últimos cuatro meses, la comunidad ha estado apoyando a los trabajadores en huelga a través de donaciones alimentarias y monetarias, y varias organizaciones comunitarias se han unido a una iniciativa de “patrocinar la línea de piquete.” La ayuda también ha venido de otros sindicatos, pero muchos de los trabajadores se han visto obligados a depender de trabajos adicionales para pagar sus facturas. “Ha sido difícil, mucha presión sobre la familia que solo trata de hacer que el dinero alcance,” dijo Julio Cabrera, uno de los huelguistas en la protesta de Phoenix.

ASARCO2
Julián Castro hace campaña oportunista para Elizabeth Warren en el piquete de Asarco

Los políticos burgueses han intentado apropiarse de la lucha de los trabajadores sirviendo sus propias ambiciones políticas. Esta semana, Julián Castro, ex secretario de HUD y alcalde de San Antonio, Texas, se detuvo en la línea de piquete de ASARCO en Tucson para promover la candidatura de Elizabeth Warren para la nominación demócrata presidencial. Castro afirmó que Warren “quiere invertir en trabajadores estadounidenses,” una frase vacía utilizada tanto por los demócratas como por los republicanos para parecer “amigables con los trabajadores” mientras hace todo lo posible para defender el moribundo sistema imperialista que necesariamente los empuja a la indigencia y a una mayor explotación.

Recientemente, ha habido preocupaciones de que la Junta Nacional de Relaciones Laborales pueda determinar que los trabajadores no están en huelga por “condiciones laborales injustas,” sino por un salario más alto en lo que llaman una “huelga económica.” Desde un punto de vista legal, Asarco debe reincorporar los trabajadores en parouna vez que se llegue a un acuerdo. Sin embargo, si la Junta decide que es una “huelga económica,” los trabajadores podrían ser despedidos y reemplazados.

Aún así, los trabajadores no muestran signos de detenerse. Un miembro del USW, Alex Terrazasa, dijo, “[la huelga es] una lucha por nuestro futuro, por nuestras familias. En este momento estamos lidiando con este tirano corporativo que tiene que ver con la avaricia y no le importan los trabajadores. Estamos cansados ​​de no ser respetados. Vamos a recuperar nuestro futuro. Vamos a recuperar el futuro de nuestros hijos. Somos la clase obreraSomos las personas que importan. Mantenemos este país en marcha. Somos la columna vertebral.”

Esta no es la primera vez que los trabajadores luchan contra Asarco y el conglomerado del Grupo México. En el 2005, Asarco se encontraba en bancarrota e intentó congelar los salarios y reducir las pensiones y los beneficios médicos, lo que llevó a una huelga de cuatro meses. Los trabajadores de Texas y Arizona formaron vínculos estrechos durante la huelga, creando el Consejo de Solidaridad para la Justicia y publicando un boletín conjunto llamado “The Rumble.” También hubo varias muestras de solidaridad desde el otro lado de la frontera en México, con miles de mineros detenido labor por una hora y aproximadamente 50 trabajadores de la mina de cobre Cananea del Grupo México visitaron las líneas de piquete en Arizona en solidaridad.

Los trabajadores finalmente ganaron un nuevo contrato en ese entonces cuando Asarco se declaró en bancarrota y un juez lo puso en manos de los acreedores, y finalmente fue adquirida otra vez por Grupo México en 2009. Esta misma compañía volvió a exprimir a sus trabajadores para pagar sus deudas lo más rápido posible, a pesar de la alta rentabilidad de Asarco.

Grupo México también fue blanco de violentas protestas de campesinos pobres en la región de Arequipa en Perú por la construcción de la enorme mina de cobre Tía María. Los residentes locales lucharon con uñas y dientes ya que se esperaba que la mina tuviera un impacto negativo en las tierras agrícolas y el suministro de agua. Grupo México impulsó su construcción durante más de diez años, enfrentando una resistencia violenta cada vez, hasta que finalmente recibió luz verde el 30 de octubre de 2019 después de ser suspendido brevemente debido a protestas y bloqueos de carreteras.

agua-si-tia-maria
Campesinos pobres en Arequipa, Perú protestan por la construcción de la mina Tía María

Si bien los trabajadores de Asarco se han mantenido firmes en su huelga, los rompehuelgas y los esquiroles (trabajadores de reemplazo) han continuado trabajando, lo que limita la efectividad de la huelga a medida que continúa la producción de cobre. El liderazgo del USW y otros sindicatos de venta total ha condenado la huelga manteniéndola dentro de los límites legales, lo que incluye evitar que los trabajadores bloqueen o enfrenten a los rompehuelgas.

El USW en particular empuja políticas electorales que solo son capaces de llevar a los trabajadores de regreso al callejón sin salida de las elecciones burguesas. Estas soluciones reformistas finalmente no pueden resolver la raíz del problema, que es la explotación que se encuentra en el corazón del modo de producción capitalista. Son los propios trabajadores, no los líderes sindicales, quienes son los héroes en esta lucha, y aunque sus deseos pormejores condiciones de trabajo son justificadas, sin poder político se encontrarán continuamente con los mismos obstáculos creados por los patrones y los capitalistas obscenamente ricos que poseen a Asarco y Grupo México.