El Juicio Político Termina con el Absuelto de Trump

Foto: El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, da una declaración después de la conclusión de los procedimientos del juicio político

Este artículo es una traducción.

Por Mike Talavera

Una votación en el Senado que se dividió casi estrictamente según las líneas del partido absolvió al presidente estadounidense Donald Trump de los dos artículos de juicio político aprobados por la Cámara de Representantes el diciembre pasado, uno por “abuso de poder” y el otro por “obstrucción de la justicia.”

El ex candidato presidencial Mitt Romney fue el único republicano que se unió a los demócratas en la votación para condenar a Trump, pero los votos de “culpable” fueron muy inferiores a los 67 necesarios para acusar oficialmente al presidente.

Los llamados al juicio llegaron casi inmediatamente después de que Trump fuera elegido, pero la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, no había apoyado abiertamente la iniciativa hasta el septiembre pasado, cuando un oficial de inteligencia anónimo acusó al presidente de participar en tratos inapropiados con el líder ucraniano Volodymyr Zelensky, preguntándole al gobierno ucraniano que investigará los tratos del candidato democrático a la presidencia de EE.UU. Joe Biden y los tratos de su hijo Hunter con el país.

A través de los procedimientos que revelaron ideas sobre la política exterior de la administración de Trump con Europa en general, los demócratas se apresuraron a impulsar el juicio político en diciembre para mantenerse al día con las elecciones  electorales del próximo año. Tanto para los demócratas como para los republicanos, el juicio ha servido como escenario para promover sus campañas electorales.

El día antes del absuelto, Trump pronunció su discurso sobre el Estado de la Unión en el que no mencionó el juicio en absoluto, utilizándolo en cambio como un mitin de campaña con elementos de un programa de realidad, aunque se negó a estrechar la mano de Pelosi. Hoy, con el “absuelto” en los titulares de los periódicos, Trump ha pasado el día regodeándose por su victoria sobre los demócratas.

Incluso si Trump hubiera sido declarado culpable, es poco probable que lo hubieran destituido de su cargo pronto. Los demócratas sabían que las posibilidades de condenar a Trump eran escasas, pero era el teatro de la acusación, no el resultado, lo que esperaban que fuera atractivo para su base. Pensaron que todos los discursos, todas las conferencias de prensa dramáticas, todas las presentaciones de evidencia harían parecer que estaban haciendo algo más que hacer campaña para las próximas elecciones.

A pesar del partidismo exhibido durante el juicio político, los demócratas y los republicanos siguen unidos para mantener al imperialismo estadounidense en su camino destructivo. Ya sea aprobando un ‘proyecto de ley fronterizo’ de 4.6 mil millones de dólares el año pasado reforzando las políticas fascistas de Trump contra los inmigrantes, o aprobando sanciones paralizantes a naciones oprimidas como Irán, los demócratas y los republicanos hacen las cosas cuando se trata de promover los intereses del capital monopolista, incluso si no están de acuerdo sobre quién debería liderar el estado de EE. UU.

La absolución de Trump no detendrá las crisis que continúan acosando a la sociedad imperialista estadounidense. La economía estadounidense “rugiente,” como la describió Trump durante el Estado de la Unión, está experimentando un crecimiento modesto solo debido a la profunda explotación y opresión de la gran mayoría del mundo.