Manifestantes Interrumpen una Reunión Secreta de Desarrolladores

FOTO: Activistas contra la gentrificación interrumpen una reunión secreta de Buffalo Bayou Partnership.

Este artículo es una traducción.

Por Jennifer Kelly

El 23 de enero por la noche, activistas de Houston interrumpieron un evento secreto organizado por el Buffalo Bayou Partnership (BBP) en el campus Félix Fraga del Houston Community College (HCC) en el barrio de East End. El evento, que BBP mantuvo en secreto y no promovió de forma abierta, fue representado como una “sesión pública de preguntas y respuestas comunitarias,” no obstante, el verdadero propósito era asegurar un crédito fiscal del gobierno como parte de una maniobra de convertirse en propietarios.

Al comenzar la reunión, la presidenta de BBP, Anne Olsen, declaró que el propósito de la reunión era obtener comentarios de la comunidad para sus próximos planes. En seguida, un pequeño grupo de activistas la interrumpieron y subieron al escenario y dieron un discurso exponiendo su mentira. A pesar de las docenas de eventos promovidos en su sitio web y en su página de Facebook, desde caminatas en la naturaleza hasta recaudaciones de fondos, este evento no estaba entre ellos.

En cuanto los activistas se acercaron a la sala de reuniones, BBP se puso en contacto con la policía y tenía a un agente de policía en la sala para detener la protesta cuando comenzara, sin embargo, el evento se retrasó varios minutos debido a los activistas. “Cuando vas a la prensa les dices que no quieres llamarle a esto gentrificación, pero no puedes ocultar la verdad. Esto es gentrificación y no dejaremos que le mientas a la gente,” dijo uno de los activistas mientras era expulsado.

Mientras los manifestantes se retiraban, un desarrollador inmobiliario admitió a los demás asistentes que los activistas tenían razón, que el plan de BBP era gentrificar y que la gente iba a perder sus casas, riéndose de BBP por tratar de ocultar este hecho, ya que aparentemente lo recibió con agrado.

Un miembro de la organización local sin fines de lucro Texas Environmental Justice Advocacy Services (TEJAS) reprendió a los activistas cuando se les obligó a abandonar la reunión, diciendo que, estaba de acuerdo que los de BBP eran unos estafadores,pero que los activistas habían ido demasiado lejos. Aun así, afirmó apoyar a los activistas, pero no lo hizo abiertamente en la reunión. Hasta ahora TEJAS no ha hecho ninguna declaración pública en contra del proyecto.

Los manifestantes continuaron diciendo consignas y dando sus discursos en la parte delantera del campus mientras los estudiantes y trabajadores salían del edificio. Una familia que vivía en el vecindario se unió a los activistas, y muchos otros pidieron información sobre cómo unirse a la lucha contra la gentrificación.

A medida que los autos se detenían para hablar con los manifestantes, la policía se volvió más agresiva, diciéndole a la gente que dejara de hablar con los activistas y obligando que los conductores siguieran manejando y usando amenazas para conseguir que se movieran. Al ver esto, un hombre que vivía al otro lado de la calle incluso le ofreció a los activistas uso de su casa si la policía tomaba medidas contra ellos.

Durante la reunión, BBP reveló sus planes inmediatos para la zonapasar de recibir donaciones privadas de desarrolladores e inversores a convertirse ellos mismos en propietarios, construyendo aproximadamente 300 apartamentos a lo largo del pantano. Para BBP, esta reunión supuestamente “pública” era simplemente una formalidad, una que estaban legalmente obligados a realizar mientras buscaban beneficios fiscales de la ciudad de Houston.

Un notable inmobilario de “ingresos mixtos” terminado el año pasado en barrio gentrificado de Northside, Hardy Yards, reservó unas pocas unidades para los que ganaban 45 000 dólares al año, y pudo conseguir 14,5 millones de dólares por parte de la municipalidad en fondos destinados a la ayuda en caso de desastre tras el huracán Ike, que asoló Houston hace más de una década.

Para asegurar estos mismos fondos, BBP necesita la aprobación del “Super Neighborhood 63,” entre otros grupos y fueron legalmente obligados a hacer su reunión falsa. En Houston, un “Super Neighborhood” es un organismo de bajo nivel compuesto por desarrolladores, pequeñas y grandes empresas, y algunos residentes dentro de un área que toma decisiones limitadas sobre las ordenanzas y lo que se construye dentro del sector.

Una representación publicada el año pasado del proyecto de uso mixto “East River” de Buffalo Bayou Partnership.

Las 300 unidades de BBP están siendo facturadas como parte de un desarrollo de “ingreso mixto,” un término casi sin sentido. “Viviendas de ingresos mixtos” se define vagamente como un complejo con un rango de precios por unidad, que permite que los desarrolladores aseguren importantes reducciones de impuestos de la ciudad de Houston. No hay ninguna regla sobre la proporción de apartamentos en este rango de precios “más bajos,” ni tienen que permanecer a este nivel por tiempo indefinido – de acuerdo con un desarrollador, después de un período que suele durar de 15 a 30 años los propietarios son libres de cobrar lo que quieran.

Para BBP, que ya cuenta con los desarrolladores en su junta, la construcción de los 300 apartamentos es su prioridad inmediata. Han contratado a Brinshore Development para ayudarlos a construir la propiedad, jactándose de que la empresa es experta en asegurar estas exenciones fiscales sin mucho esfuerzo.

‘Super Neighborhood 63’ ha declarado que se reunirán el 3 de febrero para tomar su decisión. Como sea que decidan votar, los desarrolladores continuarán luchando para construir viviendas de lujo y atraer a habitantes más adinerados, a startups, y sucursaleslujosos a la zona. En última instancia, lo único que decide el Super Neighborhood es si los términos del desalojo de los residentes del East End beneficia los intereses de los pequeños y grandes capitalistas que conforman su liderazgo.