DENVER: El Partido por el Socialismo y la Liberación y los Socialistas Democráticos de América Permiten a Fascistas en el Mitin Contra la Guerra

Este artículo es una traducción.

Por Jakob Stein

El 2 de enero, más de una docena de fascistas asistieron la protesta contra la guerra organizada por la rama del Partido por el Socialismo y la Liberación (PSL) de Denver, Colorado, bajo su frente ANSWER (actúa ahora para detener la guerra y acabar con el racismo) junto con los Socialistas Demócratas de América (DSA) en el edificio del capitolio estatal. Incluso después de ser advertidos repetidamente por los antifascistas en la manifestación, los organizadores del evento de PSL y DSA finalmente no hicieron nada para eliminar a los fascistas conocidos, y finalmente marcharon lado a lado con ellos mientras los fascistas sostenían carteles con la propia propaganda de PSL.

PSLfascists
Gráfico por Rocky Mountain Antifa destacando a los fascistas conocidos con el Partido de los Trabajadores Tradicionales y el Frente Patriota

Estos fascistas conocidos, incluidos Russell Frankland y Joshua Yeakel del Partido de los Trabajadores Tradicionalistas y Samuel Cordova del Frente Patriota, han intentado repetidamente infiltrarse y reclutar en manifestaciones contra la guerra y ‘antiimperialistas’ en los últimos años, especialmente cuando son organizados por grupos que son eclécticos y revisionistas como la coalición ANSWER y DSA. En las imágenes publicadas en las redes sociales, se puede ver a estos fascistas con pancartas genéricas que ANSWER/PSL repartió a los asistentes.

Tanto el PSL como el DSA evitan las confrontaciones físicas con los fascistas, en su lugar optan por las “técnicas de disminución” que prohíben a las masas tomar medidas cuando los organizadores se niegan a hacerlo, cubriendo y protegiendo a los elementos reaccionarios y fascistas.

Según los informes de los antifascistas presentes en el evento, a los fascistas no solo se les permitió pasar el rato, sino que intimidaron activamente y filmaron a otros asistentes. Su presencia fue tan notable que varios manifestantes se fueron por temor a su propia seguridad y bienestar.

DSA y PSL hacen uso regular de “mariscales” en las manifestaciones, que afirman están destinados a mantener el orden y la seguridad, pero en práctica funcionan como mediadores con la policía y trabajan para mantener a los manifestantes dentro de los límites de la protesta aceptable.”

En Denver, los organizadores fueron advertidos antes del evento de una posible infiltración fascista, pero apaciguaron a los antifascistas preocupados al afirmar que tenían un plan en marcha. Cuando se vio a los fascistas y se les advirtió nuevamente a los “mariscales de protesta” controlados por el PSL y el DSA en la manifestación, su reacción inicial fue pasiva, sin hacer nada para eliminar a los fascistas. Más tarde, ordenaron a quienes se ofrecieron a expulsar físicamente a los fascistas que se retiraran, alineándose por completo con los fascistas y sus movimientos y ofreciéndoles protección.

PSLdenver
Los fascistas presentes en la manifestación causaron el arresto de un antifascista

Cuando los antifascistas decidieron rechazar el liderazgo oportunista del PSL y DSA, los fascistas se escondieron detrás de la policía, y debido a la falta de unidad en la acción, la policía pudo arrestar a uno de los pocos antifascistas dispuestos a enfrentarlos. La falta total de apoyo a los antifascistas por parte del PSL y DSA, quienesprotegieron activamente a los fascistas, debería servir como un ejemplo de advertencia para quienes asistan lasfuturas manifestaciones contra la guerra organizadas por cualquiera de estas organizaciones.

En una declaración publicada en línea por PSL en respuesta a la indignación justificada por sus acciones, afirman que querían evitar la “confrontación física que pondría en riesgo toda la manifestación.” Esto solo demuestra aún más su sumisión a la ley burguesa y la naturaleza ineficaz de su antifascismo.” Continúan afirmando que “todos los que han trabajado con nosotros” saben que no están “aliados” con los fascistas. Pero un análisis de la colaboración revisionista con el fascismo no puede basarse en sus consignas de papel sino en sus acciones de la vida real, que han demostrado lo contrario.

rockymountainthread
Una parte de los tweets de Rocky Mountain Antifa en respuesta a la colaboración fascista de PSL y DSA

‘Rocky Mountain Antifa,’ uno de los principales grupos responsables de exponer la colaboración fascista de DSA y PSL en Denver, fue correcto al emitir duras críticas a través de su cuenta de Twitter a ambas organizaciones por su tolerancia y protección de los fascistas. Pero una vez que PSL emitió una disculpa vacía, los mismos antifascistas le dijeron a Incendiary que esperaban “la futura unidad y cooperación contra el fascismo en Denver,” incluso con PSL y DSA.

La respuesta inicial de Rocky Mountain Antifa sobre su respuesta de principios iniciales es decepcionante, ya que tanto PSL como DSA han demostrado con sus acciones una falta total de voluntad para confrontar a los fascistas y confiar en la respetabilidad y el legalismo burgués. La llamada “crítica constructiva” nunca ha impedido que ninguna organización se involucre en retórica y acciones contrarrevolucionarias. La protección de los fascistas por parte del PSL en este caso, y en muchos otros, no debe ser racionalizada ni excusada, porque sus promesas siempre dependen de sus objetivos oportunistas.

Tanto PSL como DSA se unen de manera oportunista con casi cualquier persona que pueda aumentar sus números, negando cualquier análisis revolucionario siempre que les brinde una plataforma más grande para impulsar a sus falsos candidatos electorales “socialistas” y ONG (organizaciones no gubernamentales). La orientación derechista de ambos grupos refleja otros grupos revisionistas eclécticos que también han dejado espacio y colaborado activamente con los reaccionarios, particularmente los fascistas, con el pretexto de unirse con elementos conservadores moderados.”

Esta no es la primera vez que el oportunismo político de grupos como DSA o PSL ha permitido a los fascistas tener un reinado libre en sus eventos. A principios de enero, la división de DSA en Austin permitió que los fascistas conocidos, Christopher Ritchie y Colin Whites, así como el reaccionario medio de comunicación Infowars, no fueran confrontados en su protesta, sino que agitaron la retirada de los antifascistas. En abril de 2018, PSL en Los Ángeles también permitió que un fascista conocido a nivel nacional llamado “Baked Alaska” en una manifestación de ANSWER contra la agresión estadounidense en Siria.

beckersleboda
Brian Becker, de PSL y ANSWER; Mark Sleboda, seguidor de Aleksandr Dugin.

El PSL especialmente tiene una larga historia de dar una plataforma a elementos de la extrema derecha, que pueden entenderse como su tendencia cripto-fascista. Brian Becker es el fundador de PSL, director de la coalición ANSWER y presentador del programa de radio Sputnik “Fuerte y Claro” (Loud & Clear, en ingles). El programa de Becker, ha invitado a Ray McGovern como invitado frecuente, quien tiene una historia documentada de trabajar con LaRouchePAC, una organización dedicada al ‘Movimiento LaRouche,” un movimiento fascista conocido por participar en teorías de conspiración antisemitas. También le ha dado una plataforma a Mark Sleboda, un seguidor del fascista ruso Aleksandr Dugin y promotor del eurasianismo.” Becker ha recibido a otros invitados reaccionarios y ha aparecido en otros programas de radio organizados por personalidades de extrema derecha como “Fault Lines” (Lineas Culpables) de Sputnik, presentado por el ex empleado de Breitbart Lee Stranahan.

Todos estos ejemplos son emblemáticos del antifascismo del PSL y DSA que solo pagan de boquilla, mientras practican la protección y promoción del fascismo en la realidad. En el corazón de su revisionismo y oportunismo se basa en el anticomunismo, porque el comunismo ataca su base de existencia, el estado imperialista de EE.UU. al que complacen a través de elecciones, reformismo y legalismo. Pero su orientación venenosa y liberal hacia los fascistas no se limita a PSL o DSA, sino que también está presente entre los autoproclamados grupos antifascistas.

Recientemente, en la manifestación masiva de la ‘Segunda Enmienda en Richmond, Virginia, los anarquistas con ‘Antifascistas de las Siete Colinas’ y los ‘izquierdistas’ eclécticos con el capítulo de Pittsburgh del Club de Pistolas de John Brown (John Brown Gun Club) no solo admitieron abiertamente a colaborar con ‘milicias patriotas moderadas’ ( la forma más común de fascistas estadounidenses) y otros grupos de derecha, pero marcharon en solidaridad con los reaccionarios en la manifestación de la Segunda Enmienda. Sus alianzas con los reaccionarios no solo sirve para desinfectar a las milicias patriotas fascistas, sino que también presentan un análisis incorrecto del fascismo que da cobertura a los fascistas que renuncian a la constitución y solo atacan a los grupos e individuos abiertamente racistas. El liderazgo de estos grupos eclécticos de activistas que participan en este tipo de colaboración no debe considerarse antifascista, sino peligroso y contrarrevolucionario, ya que buscan socavar el antifascismo real.

Aquellos verdaderamente dedicados al antifascismo deben continuar exponiendo y confrontando cualquier intento de dar espacio a los fascistas sea ya físicamente o ideológicamente. Esto inevitablemente significa desafiar a quienes apropian la retórica del antifascismo, especialmente al permitir la presencia física de los fascistas en sus manifestaciones. Organizaciones como PSL y DSA son anticomunistas, lacayos imperialistas entre la gente, como lo demuestran sus políticas y prácticas. Apoyando al fascismo y desviando la revolución está integrada a sus agendas – el pueblo y los revolucionarios deben estar preparados para contrarrestar el viento que estos grupos soplan a las velas del fascismo.