Los Ángeles: Inquilinos y Activistas Protestan en la Casa del Casero

Foto: Inquilinos y activistas protestan afuera de la casa del casero, Charles Quarles

Este artículo es una traducción.

Por Felipe Vera

El 12 de enero, inquilinos y activistas de Servir el Pueblo Comité del Barrio de la Calle 28 de Los Ángeles realizaron una manifestación frente la casa del casero, Charles Quarles.

Antes de Navidad, el 23 de diciembre, los inquilinos del Comité del Barrio de la Calle 28 recibieron un aviso de pago o renunciaexigiendo que pagaran el alquiler que no se había recogido más un cargo adicional. A partir del 6 de enero, recibieron un aviso de cinco días. Mientras que Charles intentaba amenazar a los inquilinos durante las vacaciones, ellos se mantuvieron unidos y impertérritos.

La acción comenzó por la tarde con un grupo de activistas pegando volantes con la cara de Quarles alrededor del vecindario, exponiendo sus multiples intentos de desalojar a los inquilinos de clase trabajadora, así como proporcionando su dirección y número de teléfono para que las personas expresaran su indignación directamente.

12
Volantes pegados en el vecindario de Quarles

Cuando los inquilinos y activistas se acercaron a su casa, que está custodiada por una gran puerta, comenzaron a cantar “Charles Quarles, ¡No puedes esconderte!” Casi todos los asistentes llevaban un cartel o una imagen con su rostro, así como dos pancartas que decían “Slumlord Charles Quarles Lives Here” (en español: El Casero Charles Quarles vive aquí) y “Combatir y Resistir El Desalojo.” Los activistas y los inquilinos también usaron matracas, haciendo un alboroto para llamar la atención de los vecinos de Quarles a la protesta.

9
Manifestantes sosteniendo fotos grandes de la cara de Quarles

Los activistas establecieron un altavoz frente de la entrada de Quarles para amplificar los discursos. Cada vez que se mencionaba su nombre o el aumento de la renta, la multitud abucheaba ruidosamente. Un activista enmascarado declaró: “¡Afirma estar ayudando a la comunidad, sin embargo, está desplazando a las familias negras y Chicanas de clase trabajadora!”

Poco después, los inquilinos comenzaron a cantar “¡Charles Quarles, no somos animales, somos inquilinos con necesidades!” Hacían referencia a cuando Quarles les había llamado a los inquilinos de la Calle 28 “animales”.

Una inquilina, Sandra, se acercó al micrófono y dio una declaración breve pero feroz, conectando el desplazamiento de la clase trabajadora con el sistema más amplio del capitalismo. Terminó declarando: “¡La unión hace la fuerza!

Luego, otro inquilino, Robert, dio un discurso y proclamó en voz alta: “¡[Quarles] dices que no hay dinero ni presupuesto, pero mira dónde vives!” Quarles vive en el barrio rico de View Park Los Angeles, en general conocido como un barrio burgués negro. Incluso había organizado un evento para el imperialista y ex presidente Barack Obama en su casa. Claramente, Quarles no está luchando para llegar a fin de mes, sino tratando de encontrar formas de acumular más riqueza con sus propiedades actuales.

Mientras todo esto sucedía, un contingente de activistas a media cuadra de distancia ocuparon la mayor parte de la calle con pancartas y agitaron con volantes a los autos y miembros de la comunidad que pasaban sobre el intento de Quarles de desalojar a los inquilinos de clase trabajadora y muchas personas simpatizaban con la lucha de los inquilinos.

Los inquilinos y activistas continuaron gritando consignas y un activista enmascarado lanzó una rata muerta en una trampa para ratas en el camino de entrada de Charles. De ahí en adelante, los activistas comenzaron a colocar carteles en su portón, igual que una pancarta. Otros habían puesto carteles de piquete al otro lado de la calle con su cara. Después de aproximadamente una hora, la manifestación se había terminado, y los inquilinos y activistas cantaron “¡Volveremos!”

16
Manifestantes lanzaron una trampa para ratas en el camino de entrada de Quarles

Elizabeth, una inquilina del Comité del Barrio de la Calle 28, le dijo a Incendiary: “¡Seguiremos protestando hasta que nos escuchen!”

Si bien el casero Charles intentó asustar a los inquilinos mediante un desalojo, volvieron más feroces y continuarán intensificando la lucha.