MÉXICO: Grupo Vinculado con el Cartel Aterroriza a Ciudad Juárez en Respuesta a una Redada en la Prisión

Foto: Las secuelas de un ataque en respuesta a la redada propuesta en la Ciudad Juárez

Este artículo es una traducción.

Por Nélida Tello

La disputa entre las autoridades mexicanas y los grupos criminales intensificó el 12 de noviembre en Ciudad Juárez, Chihuahua, luego de que los reclusos recibieron información sobre una redada planificada en el Centro de Readaptación Social (Cereso) número 3.

Se incendiaron a 15 vehículos, diez personas fueron asesinadas y otras seis resultaron heridas cuando “Los Mexicles,” un grupo criminal vinculado al Cartel de Sinaloa, cumplió órdenes desde el interior del Cereso. El edificio de la Fiscal General de Justicia del Estado fue agredida a balazos como parte de los ataques.

Mexicles1
Autobús quemado por los Mexicles en Ciudad Juarez

De los 15 vehículos incendiados, diez fueron autobuses de transporte público. Uno de los autobuses incendiados transportaba trabajadores de la maquiladora Lear Corporation de regreso a casa, y fue quemada dentro del estacionamiento de la maquiladora. A las 2 de la mañana el 13 de noviembre, otros cuatro autobuses fueron quemados en una intersección importante, cuando los trabajadores intentaron escapar les dispararon con armas de fuego, lo que resultó en seis heridos.

El gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, declaró que la redada pretendía buscar y detectar armas, drogas y objetos prohibidos en el Cereso. La redada fue realizada por 850 efectivos municipales, estatalesy federales, al igual que con un contingente de la Guardia Nacional.

Funcionarios de la ciudad nombraron a Los Mexicles responsables del terror desatado en toda la ciudad. Cuatro personas fueron detenidos y se reveló que el cartel les había pagado con metanfetaminas.

Culiacán1
Vehículos en llamas durante el fuego cruzado en la intersección de Enrique Cabrera y Enrique Félix en Culiacán

Los ataques llevados a cabo en Ciudad Juárez fueron similares al terror desatado en Culiacán, Sinaloa, el mes pasado. El hijo de El Chapo, Ovidio Guzmán, fue arrestado por la policía durante una redada en una casa. Posteriormente, el Cartel de Sinaloa le declaró la guerra a las autoridades de la ciudad, intercambiando disparos en la ciudad con la policía y el ejército. El cartel llevó a cabo una fuga carcelaria, en el cual 51 reclusos huyerony cerraron con éxito el aeropuerto, las carreteras y los edificios del gobierno durante el fuego cruzado, el cual cobró la vida de ocho personas.

Guzmán fue liberado para evitar la escalada del conflicto entre el cartel y las autoridades mexicanas. Apareció un video de soldados mexicanos dándose la mano con el cartel mientras resolvían el desacuerdo y liberaban a Guzmán.

Ya sea alianzao en disputa, la clase dominante mexicana y los carteles resuelven sus disputas a expensas de la clase trabajadora y el campesinado mexicano.

Tanto el estado mexicano como los carteles sirven al imperialismo estadounidense. El capitalismo burocrático crea las condiciones para que los carteles existan y compitan con la burguesía mexicana por el poder.

A pesar de la postura anticartel de Trump, escribiendo en Twitter “es hora que México, con la ayuda de Estados Unidos, le declare la GUERRA a los carteles y los borre de la faz de la tierra,” al imperialismo estadounidense le interesa que los carteles compitan con el gobierno mexicano por el poder, reforzando los términos de la opresión nacional.