LOS ÁNGELES: Residentes de Highland Park Realizan Grafiti en un Estudio de Yoga Gentrificador

Foto: Grafiti en la entrada de Namaste, un estudio de yoga en Highland Park reconocido como una fuerza de gentrificación

Este artículo es una traducción.

Por Audrey Hellenbrecht 

Por la mañana del 18 de noviembre, grafiti fue descubierta en la entrada del estudio de yoga Namaste, un gentrificador local en Highland Park, un vecindario de noreste de Los Angeles (NELA). El grafiti realizada lee “El Noreste no esta de venta -NEM.” En este momento aun no se sabe si “NEM” se refiere a un grupo o individuo.

HighlandPark1
En español: “El Noreste no esta de venta -NEM”

Una página llamada “Highland Park NELA” compartió las imágenes iniciales en redes sociales y compartió con Incendiary“La comunidad está cansada de recibir avisos de 60 días para desalojar nuestros hogares; cansadde que nuestras empresas sean desalojadas; cansadde que nuestros murales san borrados. Hay 250 estudiantes en Highland Park que están sin hogar debido a la gentrificación. Entonces sí, la comunidad está cansada de [esta] mierda.”

Highland Park fue uno de los primeros suburbios de Los Ángeles, y desde la “huida de los blancos” de la década de los años 50 ha sido un barrio predominantemente Chicano. A principios de la década del 2000, el barriocomenzó a ver los precursores de la gentrificación.

En 2003, la Autoridad Metropolitana de Transporte extendió la ruta de tren de Gold Line hacia Highland Park. En el 2013, Occidental College comenzó a comprar propiedad en la ciudad vecina, Eagle Rock. Para 2015, los edificios de apartamentos cerca de Gold Line habían sido comprados y los inquilinos recibieron 90 días para desalojar. Los desarrolladores de inmobilarias comenzaron a reincorporar,” el proceso de desalojar a los inquilinos de la clase trabajadora que pagan rentas bajas y, posteriormente, aumentar los precios y atrayendo a las personas más adineradas al vecindario.

Pese que la pinta no está vinculada públicamente a ningún grupo u organización en particular, muestra que la comunidad está adoptando nuevas tácticas para combatir la gentrificación libre de la política de respetabilidad. La acción también señala la expansión de la lucha militante contra la gentrificación ejemplificada por los residentes de otro barrio de clase obrera, Boyle Heights. A medida que más y más personas son desalojadas, y el carácter social de los barrios históricos como Highland Park se enfrente a la destrucción, la clase obrera y las comunidades de naciones oprimidas continuarán asumiendo y liderando la lucha contra la gentrificación por cualquier medio necesario.