Los Brown Berets de Houston No Son Amigos de la Policía – Incendiary Corrige Reporte Equivocado

Foto: Los Brown Berets de Houston, Tejatzlan

Este artículo es una traducción.

Por Jennifer Kelly, con contribuciones de David Martínez

En el artículo “Houston: Regresa la Marcha de la Moratoria Chicana Décadas Después de la Original” publicado el 30 de julio, Incendiary cometió errores y declaraciones equivocadas en sus informes sobre la colaboración con la policía observada en el mitin. Debido a la falta de investigación por parte de la periodista en el evento, se afirmó que la marcha fue “estropeada por la cooperación con el Departamento de Policía de Houston”, y que esta cooperación fue “diseñada por los Brown Berets de Houston en cooperación con el revisionista Movimiento Socialista de Houston.”

Aunque el artículo fue publicado hace meses, Incendiary lo está siguiendo para corregir nuestra información errónea y dar a los Brown Berets de Houston, Tejaztlán, la oportunidad de desafiar la narrativa incorrecta que publicamos, lo que implica que ellos acogieron la cooperación policial.

De hecho, los Brown Berets de Houston no cooperaron con la policía en la marcha de la moratoria, pero fue un líder del Movimiento Socialista de Houston, David Michael Smith, quien socavó a los líderes de los Brown Berets sin su conocimiento y se dirigió a la policía alegando que los policías eran “muy amables” y “les permitían salir a la calle.”

“[Smith] no debería hablar por nosotros”, dijo Willie, vocero de Los Brown Berets de Houston, Tejaztlan a Incendiary, en referencia a la revelación. “Nadie debería hablar en nombre de los Brown Berets. Hablamos en nuestro propio nombre.”

johnnywillie
Izquierda: Johnny Torres, Derecha: Willie Rodriguez, de Los Brown Berets de Houston, Tejatzlan

La periodista que escribió el artículo original se sentó con Willie, el portavoz oficial del capítulo de Houston, después de un encuentro en una acción más reciente en septiembre durante el cual los Brown Berets expresaron sus objeciones a las aseveraciones del artículo. Johnny Torres, un Beret de Houston que fue citado fuera de contexto en el artículo original, también se unió a la discusión.

Incendiary declaró en el artículo original que “los miembros y líderes del capítulo de Houston defendieron [la cooperación policial]”, pero sólo dos personas del capítulo de Houston fueron entrevistadas en aquel momento, ninguno de los cuales podía decirse que hablaba con autoridad completa para el grupo, y uno de los cuales no era un miembro de pleno derecho.

La raíz del error en los informes proviene de observaciones hechas antes del inicio de la marcha de la moratoria el 27 de julio. Allí, la periodista de Incendiary observó a Smith y a un puñado de Brown Berets de varios capítulos reunidos en la esquina donde la marcha iba a comenzar. En este momento, la mayor parte del capítulo de Houston y ninguno de sus miembros o líderes habían llegado.

Poco después, la policía se acercaron y fueron recibidos por Smith y unos Brown Berets. Ninguno de los Berets que hablaron con los oficiales eran de Houston o habían organizado la marcha. Después de unos minutos de conversación y un apretón de manos entre Smith y los oficiales, Smith proclamó con orgullo que el Departamento de Policía de Houston estaba siendo “muy amable” y “permitiendo que [la marcha] tomara la calle.”

Cuando Incendiary informó a los Brown Berets de Houston de esto, se sorprendieron, diciendo que ciertamente no les habían dado permiso al Movimiento Socialista de Houston para hacer esto. Dijeron que era inaceptable que un organizador externo cooperara con la policía en su marcha y se representara a sí mismo como teniendo autoridad sobre la marcha. “No me gusta,” dijo Willie a Incendiario, “Lo mejor que puedas hacer es tratar de evitarlo y no responder.”

Según los registros públicos de la Ciudad de Houston, ni la ciudad o la policía otorgó permiso a los Brown Berets, ni a nadie más para la marcha de la Moratoria Chicana. Otros capítulos de Brown Berets confirmaron que el capítulo de Houston siempre ha negado que cooperaron con la policía en esa marcha, o en cualquier marcha.

En la marcha, la policía pudo parecer cooperativa en parte porque conocía la ruta, que estaba fácilmente disponible en los medios de comunicación social y en los volantes. Algunos de los otros capítulos de los Brown Berets en el mitin de hecho simpatizaban con la policía y abogaban por cooperar con ellos. Otros, como los Brown Berets de San Marcos, se agitaron abiertamente contra su presencia.

La Marcha de la Moratoria Chicana en el julio pasado

Cuando esto se mencionó durante la entrevista con los Brown Berets de Houston, dijeron que no todos los capítulos están de acuerdo en todo y que la unidad política sigue estando fuera de su alcance. La falta de centralización nacional de los Brown Berets ha sido la norma desde la era de David Sánchez, un presidente de mano dura que expulsó a los izquierdistas y sembró las semillas para la variedad de capítulos de Brown Berets que existen hoy en día. En la mayoría de las ciudades de la Nación Chicana se pueden encontrar varias agrupaciones que reclaman el nombre de “Brown Beret” con un modificador añadido, como “Autónomo”, “Carnalismo”, “La Causa”, etc., para significar sus diferentes líneas políticas.

El capítulo de Houston fue enfático en que no colaboran con la policía para darles información sobre su ruta o de la marcha, y que no piden permisos. La policía, por su parte, se presenta a cada acción de los Brown Berets y los persigue.

Otra marcha que el capítulo organizado el 28 de septiembre pareció confirmar esto. Como parte de un Día Nacional de Acción de Brown Berets, el capítulo llevó a cabo una marcha a través del barrio obrero Northside hasta el histórico Moody Park, donde hace 41 años las masas chicanas se alzaron en respuesta a la muerte de Joe Campos Torres por parte de la policía. Una vez más, antes del inicio de la marcha, las patrullas de la policía se encontraban en el lugar de reunión. Más autos encubiertos estarían apostados por todo el vecindario.

A medida que la marcha avanzaba por Northside, los espectadores se sintieron atraídos por el mitin mientras los Berets y sus seguidores hablaban y cantaban a través de un megáfono. La policía les ordenó que abandonaran la calle que estaban obstruyendo parcialmente, pero la gran mayoría de los manifestantes se negaron a cumplir e ignoraron sus órdenes.

La marcha concluyó con un mitin en el que los Brown Berets de Houston y sus partidarios dieron discursos. Durante un discurso, un par de oficiales se acercaron a la reunión y llamaron a un Beret que les habló. Hablaron par casi un medio minuto antes de que el Beret estrecharo la mano de un oficial mientras se alejaban. Le dijo a sus compañeros que no estaba dispuesta a cooperar.

Aunque no compartió lo que consideraba información importante, el hecho es que el apretón de manos con la policía envía un mensaje de respeto y cordialidad a todos los que lo ven; a la gente, entorpece la línea divisoria entre el amigo y el enemigo. La línea es clara: la policía es el enemigo de la clase obrera, de las amplias masas y de las naciones oprimidas, entre ellas la nación chicana.

Además, la policía usará todo lo que les digas en tu contra y tergiversará tus palabras por sus esfuerzos. Cualquier abogado decente le aconsejará que nunca es una buena idea hablar con la policía. Incluso en lo que parecen ser “circunstancias amistosas,” la policía siempre está recopilando información que puede ser utilizada contra individuos y organizaciones.

joecampofamily
La hermana de Joe Campo Torres sostiene una foto de el. Torres era un veterano de Vietnam chicano asesinado por el Departamento de Policía de Houston.

Johnny Torres, el otro Beret que habló con Incendiary, es el sobrino de Joe Campos Torres, un veterano de Vietnam que fue asesinado por la policía de Houston en 1977, desencadenando levantamientos combativos de chicanos en su nombre contra el HPD en ese Cinco de Mayo. Johnny encontró la idea de la cooperación policial totalmente ofensiva para la memoria de su tío.

Johnny le dijo a Incendiary que las preguntas que se le hicieron en la marcha de la Moratoria en julio no eran directas ni claras. Dijo que la periodista le preguntó: “¿Te gustó cuando vino la policía y te ayudó? [Dije] no, pero van a estar aquí de todos modos, si nos guste o no. A veces nosotros estamos un paso adelante, a veces ellos están un paso adelante.”

Imágenes del levantamiento chicano en el Cinco de Mayo (5 de mayo) en nombre de Joe Campo Torres contra el Departamento de Policía de Houston

Aunque los Berets evitan la colaboración policial, trabajan con el Movimiento Socialista de Houston, que no tiene reparos en colaborar de manera directa con la policía. Los Brown Berets de Houston figuran junto al Movimiento Socialista de Houston como uno de los miembros de la coalición reformista “Free Los Niños Coalition.” La coalición celebra protestas regulares fuera del centro de detención de niños, Southwest Key, en el centro de Houston bajo fuertes regulaciones policiales, que incluyen barricadas establecidas para designar áreas de protesta.

“No creemos en que nos pongan detrás de jaulas,” dijo Willie. “Le da a la policía el control total. Es peligroso.” Mientras que los propios Berets expresaron su indignación por la idea de permitirse estar detrás de una barricada policial, el Movimiento Socialista de Houston hace precisamente eso.

David Michael Smith, el líder del Movimiento Socialista de Houston que socavó los Brown Berets en la Marcha de la Moratoria Chicana, también es conocido por actuar de manera similar en otros eventos que no está dirigiendo. Smith dice ser ‘marxista’, pero sólo es un revisionista que utiliza oportunamente las ideas revolucionarias para distorsionar la política comunista. También es infame por llevar un rifle en las manifestaciones, incluso cuando busca relaciones amistosas con las fuerzas policiales burguesas.

Los Berets dijeron que no están de acuerdo con los permisos y la colaboración policial, pero cuando se les preguntó si alguna vez se han enfrentado a grupos como el Movimiento Socialista de Houston y han luchado con ellos por la cooperación policial, dijeron que no, pero que “es una buena idea.”

David Michael Smith y el Movimiento Socialista de Houston protestando detrás de barricadas

El pueblo debe poner en práctica sus ideas y luchar políticamente para fortalecer su capacidad de combatir de forma efectiva al estado moribundo imperialista. Hay que ser activo en la lucha contra las ideas erróneas, como la orientación neutral o positiva hacia la policía.

Además, conceptos liquidacionistas como la “unidad de izquierda” desalientan la discusión de ideas y políticas completamente y atraen a los revolucionarios potenciales sinceros de la lucha política y revolucionaria. En particular, los pueblos oprimidos como los chicanos no deben permitir que grupos como el Movimiento Socialista de Houston los lleven directos a las fauces del león. Los revisionistas como el Movimiento Socialista de Houston existen para servir a la burguesía de la clase dominante presentando políticas revolucionarias falsas y abogando por una paz sin principios con el estado capitalista.

Incendiary no busca difundir desinformación, y la reportera en cuestión hizo precisamente eso al no investigar minuciosamente la situación antes de llegar a una conclusión. Por hacer más investigación, hacer preguntas directas y hablar directamente con el organizador principal del evento sobre lo que habían observado y sus preocupaciones, esta información errónea podría haberse evitado. Como dijo el Capítulo de Houston de los Brown Berets, esto fue “un gran malentendido,” pero uno muy serio.

El enemigo principal de la nación chicana -y de los pueblos oprimidos del mundo- es el imperialismo estadounidense. Dentro de los EE.UU., la policía es la ejecutora principal de la dominación del imperialismo yanqui y de la burguesía sobre las masas y las naciones oprimidas dentro de sus fronteras. Aunque es correcto no cooperar nunca con la policía, no es suficiente. Hay que hacer propaganda y agitación contra ellos, y hay que combatirlos y resistirlos.

Las masas deben ser educadas en la guerra contra sus enemigos de clase, y deben estar preparadas para luchar contra la policía a medida que la represión aumenta sin cesar. Incendiary apoya a todos los que están comprometidos con la liberación de las naciones oprimidas y la revolución proletaria mundial y alienta la lucha por la unidad con todos los pueblos dispuestos a asumir estas tareas importantes.