CIUDAD DE NUEVA YORK: Protestas y Evasiones de Tarifas Masivas en Respuesta a la Brutalidad Policial

Foto: Manifestantes marchan por Brooklyn en respuesta a la brutalidad policial

Este artículo es una traducción

Por Sandra Harris

El 1 de noviembre, más de un mil personas salieron a las calles del centro de Brooklyn para protestar contra la brutalidad policial en los subterráneos de la ciudad de Nueva York. La marcha llevó a la estación de metro Hoyt-Schermerhorn, donde los manifestantes saltaron torniquetes y cantaron contra la policía. La gente sostenía pancartas que decían “No dejes que estos cerdos nos vuelvan a tocar de nuevo”, y cantaban “fuego, fuego, fuego a los gentrificadores.”

En los últimos meses, los gobiernos del estado y los ciudades de Nueva York han desplegado agentes de policía adicionales para inspeccionar principalmente a los habitantes de las naciones oprimidas, en un esfuerzo por detener la evasión de pagos de pasajes. La Autoridad Metropolitana de Transporte informó en junio que el sistema de metro estaba perdiendo $300 millones anuales por evasión de tarifas.

En respuesta, el Gobernador Andrew Cuomo anunció un nuevo plan para colocar 500 oficiales adicionales en el metro y los autobuses para detener la evasión de tarifas. El gobierno colocó principalmente esta presencia policial adicional en los barrios de las naciones oprimidas de la clase obrera. El creciente número de incidentes de jóvenes negros golpeados por la policía por no pagar la tarifa de $2.75 para viajar en el metro ilustra claramente como la policía existe para imponer la opresión nacional y servir a la clase dominante.

En las últimas semanas, las tensiones entre las masas y la policía se han intensificado en varios incidentes bien documentados de brutalidad policial contra jóvenes negros.

El 25 de octubre, Adrian Napier, de 19 años, se sentó con las manos en alto mientras los agentes de policía se acercaban a un coche del metro lleno de gente apuntándole con armas. Un grupo de policías entró y lo derribó. Aunque los oficiales alegaron que Napier tenía un arma, no encontraron pruebas de ello, pero lo arrestaron por evasión de pagos.

El mismo fin de semana, en un incidente aparte, un grupo de policías comenzó a separar una pelea pequeña entre un grupo de jóvenes. En un video capturado de la pelea, un oficial blanco golpeó a dos adolescentes, claramente acusando y golpeando a Benjamin Marshall de 15 años en la cara. Marshall dijo que no era parte de la pelea y que había estado cerca para recuperar su mochila.

Después del incidente, Marshall fue arrestado bajo sospecha de asalto a un oficial de policía, resistencia al arresto, obstrucción de la administración gubernamental y conducta desordenada. Otro adolescente fue acusado de imprudencia temeraria, y tres jóvenes de 18 años fueron acusados de resistencia al arresto. Poco después, Benjamin y su familia anunciaron que presentarían una demanda de $5 millones contra la ciudad.

La protesta del 1 de noviembre fue organizada por varios grupos contra la brutalidad policial. Además de los recientes casos de violencia policial, los organizadores también destacaron los asesinatos policiales de Allan Feliz, Antonio Williams y Víctor Hernández, todos ellos ocurridos en el mes de octubre.

Los medios de comunicación informaron que los autos de la policía fueron marcados con consignas como RIP Eric Garner, en honor al hombre que fue asfixiado y asesinado por Daniel Pantaleo, un agente de la policía de Nueva York, en 2014 (quien presentó una demanda después de la protesta contra el comisionado de la policía y la policía de Nueva York para que le devolvieran su trabajo). Dos personas fueron arrestadas durante las protestas: una por escribir “cerdos” en un coche patrulla y otra por escupir a un oficial de policía.

Acciones como la evasión de tarifas masiva son poco frecuentes en Estados Unidos; esta táctica probablemente se inspire en levantamientos como el de Chile, donde los jóvenes saltaron torniquetes, ocuparon estaciones de metro y las incendiaron. Si bien el levantamiento de Chile se desencadenó inicialmente por el aumento de las tarifas, se transformó en un amplio movimiento contra el estado viejo y reaccionario. Las protestas en Nueva York difieren en que fueron motivadas en gran medida por la opresión que enfrentan la nación negra de la clase obrera y otros pueblos oprimidos, especialmente en lo que se relaciona con la aplicación brutal de la ley por parte de la policía contra los pasajes de transporte.

La protesta en la ciudad de Nueva York es sólo la iteración más reciente del movimiento más amplio contra la brutalidad policial y la opresión imperialista de la nación negra. Demuestra que las masas tienen un deseo fuerte y voluntad de levantarse contra el sistema decadente del imperialismo y un interés particular en destruir la cárcel de las naciones.