HISTORIA PROLETARIA: La Gran Revolución Socialista de Octubre

Foto: El gran Lenin se dirige a la multitud en 1917

Este artículo es una traducción.

Por Amadeo Gamez

El 25 de octubre de 1917 (el 7 de noviembre en el calendario moderno), bajo el liderazgo del gran Lenin, dirigió a los Guardias Rojos y otras divisiones armadas de la clase obrera rusa en un ataque en la ciudad capitalina de Petrograd, iniciando una cadena de acontecimientos que culminarían en el derrocamiento del gobierno burgués provisional y la imposición de la dictadura del proletariado. Esto fue el comienzo de la primera revolución socialista en la historia.

La insurrección no se materializo de la nada. Fue una victoria ganada con la sangre del proletariado ahora reconocida como una guerra popular prolongada, comenzando en 1905 y continuando hacia la guerra civil en contra del ejercito blanco y la derrota final de las fuerzas zaristas en los años ’20. El asalto del Palacio de Invierno y el primer derrocamiento del zar fue hecho posible a través de la aplicación correcta y el desarrollo del Marxismo por Lenin y los bolcheviques a las condiciones de rusa, esto representa la victoria más grande del proletariado en la historia mundial hasta ese punto.

Lenin haría grandes contribuciones a la ciencia del marxismo durante este tiempo, el camarada Stalin luego consolidaría esto a una etapa más alta, el Marxismo-Leninismo. Entre las contribuciones estaba su teoría que una alianza entre el proletariado en las ciudades y el campesinado en el campo no solo redundaría en beneficio de ambos intereses sino que era un requisito para una revolución socialista. Asimismo, esta alianza únicamente podría ser liderada por la vanguardia del proletariado revolucionario, un partido político del nuevo tipo. Este partido era unido por la lucha constante contra el revisionismo en la escena política rusa e internacionalmente, y dirigiría la revolución de una posición central, con Lenin a la cabeza.

Rusia Antes de la Gran Revolución Socialista de Octubre

El éxito de los bolcheviques se basó en gran medida en décadas de trabajo paciente y los principios de comunistas, guiados por el Pensamiento Lenin, quien organizó la resistencia contra el imperio zarista, los señores feudales de Rusia durante los últimos siglos. Bajo Tsardom, la mayoría de las personas trabajaban todo el día y toda la noche como campesinos pobres en tierras propiedad de grandes terratenientes, que trataban a los campesinos como esclavos. Para escapar las condiciones del semi-feudalismo, unos se mudaban a ciudades crecientes, donde eran forzados a trabajar en grandes fábricas y minas. Miles morirían cada año en estos lugares de trabajo traicionero.

tsaristrussia1
Campesinos rusos durante el período del zarista

La vida de las minorías étnicas (judíos en particular) y las naciones oprimidas también fue opresiva en la antigua Rusia. Muchos fueron segregados y se les impidió trabajar en los mismos trabajos y vivir en las mismas áreas que otros rusos. Grupos reaccionarios como los Centurias Negros llevarían a cabo “pogromos” donde masacrarían comunidades judías enteras. La religión pesaba sobre las masas populares, con sacerdotes y funcionarios ortodoxos que promovían supersticiones peligrosas y mantenían a las mujeres fuera de la vida pública, manteniendo aspectos del orden feudal anticuado. A la mayoría de las mujeres no se les permitía obtener una educación o trabajar fuera del hogar.

En enero de 1905estallaron disturbios sociales y políticos en el Imperio ruso, debido en gran parte a la situación cada vez más precaria de los campesinos pobres, que no podían mantener a sus familias en pequeñas parcelas, y la represión del gobierno reaccionario zarista contra los trabajadores mediante la prohibición de sindicatos y huelgas. Las fuerzas zaristas abrieron fuego contra una protesta de trabajadores que intentaban entregar una petición al Palacio de Invierno, conocido hoy como Domingo Sangriento, que inició una revolución a gran escala en el país.

Las huelgas generales, los motines navales, y los levantamientos de campesinos rápidamente superaron a Rusia, y en un intento desesperado por mantener el control, el zar Nicolás II firmó el Manifiesto de octubre que introdujo reformas como el establecimiento de la Duma como el cuerpo legislativo central, aunque las mujeres aún estaban excluidas y el zar tenía poderes de veto. El ejército se utilizó para disolver las huelgas de trabajadores restantes y, a fines de diciembre, la revolución se había colapsando. Posteriormente, Lenin llamaría a la revolución fallida de 1905 “El Gran Ensayo General” y comentó que sin ella la “victoria de la Revolución de octubre en 1917 hubiera sido imposible.”

A partir de 1914, Rusia se vio envuelta en la Primera Guerra Mundial, un conflicto global que mató a 16 millones de personas, mientras que las potencias imperialistas se peleaban por quién dividiría el botín del mundo: la mano de obra, las materias primasy la tierra que la burguesía internacional quería para sí mismos. La clase dominante rusa esperaba una victoria fácil y temporalmente hizo que muchas personas cayeran bajo su aire de confianza. Millones de trabajadores morirían luchando por las ganancias de los capitalistas en las trincheras en la primera línea, ya sea que les disparen, los gaseen, o los exploten en pedazos. Los que sobrevivieron a menudo tenían heridas paralizantes.

A fines de 1916, la clase dominante rusa se encontró debatiendo sobre cómo proceder, ya que derrotas significativas provocaron grandes bajas, y la clase trabajadora en Petrograd y Moscú (los dos centros más grandes e industrializados de Rusia) comenzaron a rebelarse, tal como lo habían hecho en 1905.

Asimismo, el debate se había desatado durante los años de guerra entre los revolucionarios. Los oportunistas “socialistas” de Europa Occidental de la Segunda Internacional se habían puesto del lado de sus imperialistas al estallar la guerra, votando por créditos de guerra para sus respectivos gobiernos imperialistas y difundiendo el chovinismo nacional. Solo Lenin y los bolcheviques declararon que la guerra imperialista debía convertirse en una guerra civil, que exacerbaría las divisiones internas entre la burguesía global y avanzaría la revolución.

Previo a la Revolución

En febrero de 1917, los disturbios masivos explotaron como una bomba en la Rusia zarista. Las personas que se manifestaban en Petrograd contra el hambre comenzaron a tirar piedras y atacar a las líneas de la policía, lo que provocó que los soldados desertaran en cantidades significativas después de reusarsea disparar a los manifestantes. Las secciones principales de la clase dominante rusa, en alianza con los británicos y franceses, maniobraron desesperadamente para evitar una rebelión aún mayor. El zar acordó abdicar como emperador, y fue reemplazado por un gobierno provisional con Alexander Kerensky al frente del timón.

febRev
Niños posan con una estatua decapitada del zar Tsar Alexander III

En los meses posteriores a la institución de este gobierno provisional, los bolcheviques lucharon contra los derechistas de todas las tendencias para avanzar la revolución a su segunda etapa: el socialismo. En abril de 1917, Lenin regresó del exilio e inmediatamente comenzó una lucha de línea intensa contra el oportunismo y el revisionismo, más famoso en su “Tesis de abril.

Los bolcheviquesa pesar de la represión violenta y la deportación de miembros del Partido a Siberia, trabajaron arduamente para construir varias organizaciones militares clandestinas, se volvieron activos en las numerosas luchas de la clase obrera y se agitaron en todas las trincheras y fábricas durante la década anterior. De manera crucial, ayudaron a establecer instituciones del Nuevo Estado: los “soviets“, que en ruso significa consejo. Los obreros y soldados soviéticos se organizaron en fábricas y regimientos, y más tarde también en las aldeas entre el campesinado pobres, estas representando las semillas de floreciente del Estado Nuevo, que suplantaría al viejo. Estos fueron cruciales para el plan de Lenin de pasar del parlamentarismo a una República Soviética.

Durante este tiempo, la Gran Guerra, la cualhabía actuado para impulsar la situación interna hacia una crisis mayor, solo se había intensificado. El nuevo gobierno provisional se comprometió a continuar la guerra. Los principales partidos que afirmaban estar en la “izquierda”, los mencheviques y los socialistas revolucionarios, apoyaron la política de Kerensky de enviar a miles de trabajadores a morir. En los meses que siguieron, los bolcheviques expusieron el carácter imperialista del gobierno de Kerensky y lucharon codo a codo con las masas, agitando entre las masas que solo la destrucción completa del gobierno burgués y la imposición de la dictadura del proletariado podrían poner fin a la participación de Rusia en la Primera Guerra Mundial.

En julio de 1917, Kerensky ordenaría nuevas ofensivas en el frente, y después de varias derrotas aplastadoras, se manifestaron los trabajadores revolucionarios, los soldados y los marineros saliendo a las calles armados el 3 de julio. Los bolcheviques advirtieron que la situación no sería favorable para una ofensiva total contra el gobierno, pero sin embargo estuvo al lado de los trabajadores y soldados. El gobierno emitió órdenes de arresto masivo y mató a tiros a cientos de trabajadores.

El Instituto Smolny, donde los bolcheviques coordinaron sus preparativos, fue saqueado por las tropas del gobierno al igual que la prensa del periódico revolucionario Pravda. Las patrullas reaccionarias levantaron los puentes del río Neva para separar los distritos obreros de los centros de las ciudades, tal como la policía y los militares habían bloqueado los guetos urbanos durante los levantamientos previos. Lenin y otros fueron acusados ​​de alta traición. El apoyo abierto a los bolcheviques vadeó temporalmente, con toques de queda y patrullas a pie de soldados disuadiendo la actividad revolucionaria.

Fue en estos momentos el camarada Stalin quien luchó contra los derrotistas y los oportunistas que se resignaron a una paz sin principios bajo la dictadura de la burguesía, abogando por la toma del poder por la fuerza.

“La imagen que tenemos ahora es una dictadura de la burguesía imperialista y los generales contrarrevolucionarios. El gobierno, mientras aparentemente lucha contra esta dictadura, en realidad está cumpliendo su voluntad, y es solo un escudo que lo protege de la ira de la gente,” dijo el camarada Stalin en el Sexto Congreso de los bolcheviques.

Antes defendíamos la transferencia pacífica del poder a los soviéticos, y asumimos que sería suficiente para que el Comité Ejecutivo Central de los soviéticos decidiera tomar el poder, y la burguesía se apartaría pacíficamente del camino. Y, de hecho, en marzo, abrily mayo cada decisión de los soviéticos se consideraba una ley, porque siempre podía ser respaldada por la fuerza. Con el desarme de los soviéticos y su degradación (virtual) al nivel de las meras organizaciones “sindicales”, la situación ha cambiado. Ahora se ignoran las decisiones de los soviéticos. Para tomar el poder ahora, primero es necesario derrocar a la dictadura existente.”

Donde Fracasaron los Reaccionarios, los Comunistas Triunfan

Los capitalistas y terratenientes rusos, enojados por el fracaso de Kerensky de erradicar decisivamente el movimiento revolucionario, intentaron un golpe bajo el general Kornilov en agosto. Kerensky huyó de la capital y los bolcheviques se dedicaron a movilizar a los trabajadores y transformar los distritos en los que vivían en bases militares, creando un Comité de Defensa Militar y construyendo trincheras y refugios para defenderse de la ofensiva reaccionaria. Los trabajadores ferroviarios se negaron a transportar al ejército de Kornilov, y los agitadores bolcheviques en las filas de Kornilov provocaron le abandono en masa. Después de una batalla, Kornilov fue derrotado y arrestado.

kornilov
El intento de golpe del general Kornilov

El Partido y las masas armadas que lo rodeaban y apoyaban ahora sabían que la clase dominante estaba dispuesta a arrasar con la revolución con una campaña genocida contra su propia población. Los trabajadores, después de haber recibido el entrenamiento militar y la experiencia necesarios en la lucha contra los kornilovistas, se habían dado cuenta de que el Gobierno Provisional tenía que ser aplastado y el gobierno soviético impuesto. En las semanas posteriores al fallido golpe de estado de Kornilov, los campesinos comenzaron a apoderarse de las propiedades de los terratenientes y a arar sus campos sin permiso. La marea estaba cambiando.

A través de muchos años de lucha armada prolongada que implicaba expropiaciones, ataques guerrilleros llevados a cabo por unidades móviles en la ciudad y el campo, propaganda masiva en la primera línea y la ciudad a través de los periódicos bolcheviques y manifestaciones combativas masivas, la revolución estaba llegando a una coyuntura crítica. Había llegado el momento de que el Partido Bolchevique reuniera a las fuerzas para atacar, capturar objetivos y coordinar más ataques.

El 16 de octubre, el Comité Central del Partido eligió al camarada Stalin para dirigir el levantamiento armado.

Redguard1917
Un destacamento de los Guardias Rojos en Petrograd en 1917

Viniendo del distrito de Vyborg y otras áreas de base urbana en Petrograd, los Guardias Rojos (milicias de trabajadores armados) se mudaron para desarmar a los oficiales y apoderarse de la infraestructura clave y las oficinas gubernamentales. Cada fábrica y edificio de apartamentos se convirtió en un campamento armado, con camiones y vehículos civiles equipados con chapa metálica y montados con ametralladoras. Los revolucionarios marineros en el Aurora tomaron un puente, permitiendo a los Guardias Rojos tomar posiciones rápidamente. A media mañana del 24 de octubre, el gobierno estaba encerrado en el Palacio de Invierno, y Kerensky nuevamente había huido lejos de la ciudad. A las 10 de la mañana, el Comité Revolucionario Militar declaró, con la firma de Lenin abajo:

El gobierno provisional ha sido derrocado. El poder estatal ha sido transferido al órgano del Soviet de Diputados de Obrerosy Soldados de Petrograd, el Comité Revolucionario Militar, que está al frente del proletariado y la guarnición de Petrograd.

El éxito de la causa por la cual las masas habían luchado, la inmediata propuesta de paz democrática, la abolición del latifundismo, la institución del control del la industria por parte de los obreros y la formación del gobierno soviético, es garantizada.

¡Viva la Revolución de los  Trabajadores, Soldados, y Campesinos!”

El Nacimiento del Socialismo

El 25 de octubre (7 de noviembre en el calendario contemporáneo) a la 1:00 de la mañana, él acorazado Aurora y la Fortaleza de Peter y Paul comenzaron a disparar proyectiles al Palacio. Una ola de trabajadores y soldados surgió a través de las puertas del Palacio, subiendo las escaleras, a través del laberinto de pasillos y escaleras. A las 2:00 de la mañana, el Palacio estaba en control de las manos de los revolucionarios. El reaccionario Gobierno Provisional había caído oficialmente.

El Congreso de los Soviets reunido declaró ese día: “Respaldado por la voluntad de la gran mayoría de los trabajadores, respaldado por el levantamiento victorioso de los trabajadores y la guarnición que ha tenido lugar en Petrograd, el Congreso toma el poder en sus propias manos.”

Al día siguiente, el nuevo gobierno presionó para declarar todo el poder a los soviets. Pidieron negociaciones inmediatas con Alemania y Austria-Hungría sobre “una paz inmediata sin anexiones” (sin poder incorporar otras tierras o naciones bajo su control con el uso de la fuerza). Esta paz tuvo el alto costo de ceder más de una cuarta parte de la población de Rusia y más de la mitad de sus tierras industriales, incluida la mayoría de sus campos de carbón.

El nuevo gobierno también publicó los detalles de los tratados secretos traidores que el último gobierno hizo con los países imperialistas. Ordenaron el arresto de Kerensky, liberaron a todos los prisioneros políticos revolucionarios y se movilizaron para abolir la pena capital para los soldados en el frente.

En términos de tierra, se promulgó un decreto que declaraba que las propiedades de los grandes terratenientes serían abolidas sin compensación y que sus grandes plantaciones serían divididas y entregadas a comités campesinos pobres. Instituyeron el control obrero sobre la industria y presentaron el derecho de las naciones oprimidas del antiguo imperio ruso a la autodeterminación nacional.

Con la declaración de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia, se levantaron varios ejércitos contrarrevolucionarios y 14 potencias imperialistas diferentes (incluido los Estados Unidos) rodearon e invadieron el Nuevo Estado en un intento de aplastar el primer bastión de la revolución proletaria mundial. Después de tres años y medio de una guerra civil agotadora, que casi asfixió al Nuevo Estado en su cuna, la clase obrera rusa y su vanguardia, el Partido Comunista de la Unión Soviética (bolcheviques) derrotaron a sus enemigos.

¡Seguir el Sendero de octubre! 

Los acontecimientos fundamentales que tomaron lugar en octubre de 1917 nunca podrán ser borrados por los imperialistas y sus lacayos revisionistas que difundieron la ideología contrarrevolucionaria. Las lecciones y los logros de la revolución de octubre siguen siendo parte de la gran herencia del proletariado y un ejemplo de las alturas que pueden alcanzar las masas organizadas bajo el liderazgo comunista.