SAN DIEGO: Policía brutalizó un Hombre Negro en Área Gentrificada

Foto: La policía brutalizando a un hombre en una parada de tráfico la semana pasada en North Park, San Diego

Por Edith Flanagan

La semana pasada en el vecindario de North Park en San Diego, California 16 policías apuntaron sus armas en contra de un hombre negro desarmado detenido en un alto en la intersección de Texas St. y Howard Ave.

En un video grabado se ven los oficiales apuntando sus armas al hombre mientras que ruega por su vida, repitiendo que no esta armado. Una mujer policial se puede ver sacando una escopeta del interior de su patrulla, preparada para terminar la vida del detenido.

El detenido fue forzado al piso, un oficial se puede ver golpeando al hombre repetidamente mientras que otro oficial actúa encajando su rodilla en contra de las extremidades inferiores del detenido.

Los policías estacionaron sus patrullas enfrente de las personas grabando para obstruir su vista.

Sabiendo que los grababan, los oficiales se acercaron con la gente que grababa el acto de brutalidad, intentando intimidar los con sus perros policías y con las pistolas en sus manos.

Por años, North Park ha sido sujeto a una ola de gentrificación, con restaurantes caros y cafes que atienden a los pequeños burgueses en el vecindario. Estos gentrificadores llaman a la policía para que les ayuden en su reurbanización de la zona, apuntando proactivamente a los que ellos perciben que no pertenecen al vecindario ahora prospero, especialmente a las personas de naciones oprimidas.

La policía en los Estados Unidos rutinariamente aterrorizan y opriman a la nación negra. Alrededor del mismo tiempo que sucede este incidente en el otro lado del país, la brutalidad policial contra la juventud negra en Nueva York llevo a protestas en masa.

El hombre fue llevado a custodia y su coche fue completamente inspeccionado, pero no encontraron armas según reporto una de las personas que grabo el incidente. Para la policía encontrar un arma era secundario al terror que incitaron al brutalizar a este hombre por una simple parada de tráfico.