HISTORIA PROLETARIA: La Masacre de Greensboro

Foto: Los paramédicos llevan a un activista disparado por el Klan en Greensboro, Carolina del Norte

Este artículo es una traducción.

Por Gabriel Roshan

En el 3 de noviembre de 1979, cinco activistas fueron asesinados en Greensboro, Carolina del Norte, por el Ku Klux Klan (KKK) y el Partido Nazi Americano, en un tiroteo hoy conocido como la “Masacre de Greensboro.”

Los activistas Sandra Smith, César Cauce, James Waller, William Sampson y Michael Nathan fueron asesinados a tiros en plena luz del día durante una marcha que se llamaba “Muerte al Ku Klux Klux Klan,” organizada por el Partido Comunista de los Trabajadores (CWP, por sus siglas en inglés). El Departamento de Policía de Greensboro (GPD) era totalmente consciente de los planes del KKK para incitar a la violencia contra los activistas en la marcha, y ellos estaban resueltos a dejar que esto ocurriera. La policía no actuó con neutralidad; eran colaboradores acérrimos del KKK y de los nazis estadounidenses.

greensboro8
Los víctimas de la masacre de Greensboro

El CWP fue originalmente parte del Nuevo Movimiento Comunista antirrevisionista, pero nunca estuvo totalmente comprometido con el antirrevisionismo y finalmente se convirtió en seguidor del archirrevisionista Deng Xiaoping. Salieron de la Workers Viewpoint Organization (WVO), que envió a sus miembros a Greensboro para organizar a los trabajadores de las fábricas textiles. En ese momento, el Klan intentaba luchar con los sindicatos y la WVO por influencia sobre los trabajadores blancos de las fábricas textiles.

La WVO se ha expresado un gran odio hacia el Klan y también una necesidad de aplastarlos. En un comunicado de prensa previo a la marcha, el grupo dijo que el KKK “debe ser derrotado físicamente, erradicado, exterminado y borrado de la superficie de la tierra.”

Las tensiones entre los grupos se habían intensificado meses antes en el pueblo China Grove, a 60 millas al suroeste de Greensboro, cuando la WVO interrumpió la proyección de The Birth of a Nation (El nacimiento de una nación), una película muda producida por el supremacista blanco D.W. Griffith en 1915 para describir como heroica la fundación del KKK durante la Reconstrucción. La WVO dirigió a las masas negras en una marcha al centro comunitario donde se proyectaba la película. El KKK se enteró de la marcha y se atrincheró en su interior. Entusiasmado, la WVO procedió a quemar una bandera confederada en las puertas del centro.

greensboro4
Cartel de la WVO para la marcha y conferencia “Muerte al Klan”

Nelson Johnson, líder de la WVO, solicitó y obtuvo con éxito un permiso de desfile, prometiendo a la policía que no traerían más que tablas de madera de dos por dos para los carteles de piquete. Ambos bandos estaban armados con pistolas, pero el Klan tenía rifles y escopetas de alta potencia. La WVO anunció un lugar diferente para despistar al Klan, pero este plan no tuvo éxito ya que el Klan pudo obtener la ubicación correcta tal como aparecía en el permiso a través de uno de sus propios miembros, Eddie Dawson, que también era un informante policial pagado.

Dawson también había notificado a sus supervisores policiales que los supremacistas blancos planeaban al principio abuchear a los manifestantes anti-Klan, y que si se les provocaba, usarían la fuerza sin vacilar. Dawson era un agente provocador, fue invitado personalmente a un mitin del Klan en Lincolnton el 20 de octubre por el líder Virgil Griffin, en el que pronunció un discurso de 30 minutos para reclutar miembros del Klan para enfrentar la protesta del 3 de noviembre. Publicó volantes del KKK en el área antes del desfile, estuvo en contacto regular con Griffin para coordinar la interrupción y les mostró a los miembros del Klan la ruta exacta planeada para el desfile la noche anterior. El día 3 de noviembre, Dawson hizo saber a su encargado que una caravana de klanistas armados y nazis se dirigía a la marcha.

greensboro2
Los miembros del Klan sacan rifles y otras armas de un coche

El mítin comenzó con canciones, cantos y la quema de una efigie encapuchada del KKK. Cuando el Klan apareció, comenzaron a burlarse de los manifestantes con insultos raciales, poco después sus camionetas fueron atacadas por activistas con palos. Un miembro del Klan sacó un rifle y comenzó a disparar contra los activistas, mientras que la WVO les devolvió el fuego con armas de fuego. Cuatro activistas fueron asesinados en el lugar y otro murió más tarde en el hospital, otros 10 resultaron heridos, incluido un miembro del Klan que fue golpeado con un letrero de piquete.

greensboro5
Miembro de la WVO arrodillado sobre el cuerpo de un activista asesinado

Sólo una persona fue arrestada inmediatamente después del tiroteo. En total, 16 personas fueron arrestadas tanto del KKK como de la WVO, pero sólo cinco miembros del Klan fueron acusados. En 1980, la fiscalía del estado aprobó la absolución de los cinco miembros del Klan por un jurado de puros blancos. Más tarde, en 1983, el gobierno federal reabrió la investigación con 9 hombres acusados, pero el resultado fue el mismo.

En un juicio civil posterior presentado por sobrevivientes, conocido como Walter vs. Butkovich, se encontró que GPD “eran responsables conjuntamente con supremacistas blancos de una muerte por negligencia,” no todas las cinco muertes sino sólo la del Dr. Michael Nathan, que no era miembro de CWP sino un partidario. La ciudad de Greensboro, en nombre de GPD, pagó casi $400,000 en nombre de los acusados, incluyendo a los supremacistas blancos, a cambio de que los demandantes no pudieran presentar demandas en el futuro.

25 años después de la masacre, el 24 de junio de 2004, activistas y miembros de la comunidad iniciaron el Proyecto de la Verdad y Reconciliación Comunitaria de Greensboro (GTCRP), que creó la Comisión de Verdad y Reconciliación de Greensboro (GTRC). Basado en la Comisión de la Verdad y Reconciliación de Sudáfrica, el objetivo era implementar la “justicia restaurativa” en áreas afectadas por la guerra, el genocidio o el apartheid.

Desde 2004, han realizado muchos foros comunitarios, revisados a través de innumerables documentos, y han proporcionado una recapitulación exacta de la secuencia de eventos y recomendaciones sobre cómo seguir adelante. Hasta ahora ha habido un marcador histórico oficial del estado erigido cerca del sitio y en 2017 el consejo de la ciudad de Greensboro emitió una disculpa por el incidente. Estos dos gestos sin valor fueron las principales recomendaciones de la GTRC entre otras, incluyendo el desarrollo de un currículo escolar para centrarse en la masacre de Greensboro, la emisión de disculpas públicas o privadas por parte de aquellos que se sienten arrepentidos por la secuencia de los acontecimientos, y reformas tales como salarios dignos y entrenamientos contra el racismo para los trabajadores de la ciudad.

greensboro94
Marcador histórico del estado para la Masacre de Greensboro

La “justicia restaurativa,” cómo toda justicia bajo el capitalismo, no es justicia en absoluto. Ningún número de disculpas públicas, marcadores históricos o curaciones es justicia cuando las condiciones del imperialismo existen. El informe elaborado por la comisión culpa en su mayor parte a la policía por no haber actuado para detener la masacre, pero también afirma que la retórica incendiaria del CWP provocó al KKK. Al centrarse en la retórica en vez de los papeles políticos que la policía y el KKK desempeñan en la aplicación de la opresión nacional y el dominio burgués, la comisión demuestra su servicio a la clase dominante.

Tanto los revisionistas como los oportunistas han lamentado todo el acontecimiento como “aventurero.” Sin embargo, las masas, especialmente las comunidades de la clase obrera negra, apoyaron la marcha contra el Ku Klux Klan y se presentaron en gran número. La marcha y su planificación tuvieron varios errores, pero ninguno de ellos fue el resultado de sobreestimar la disposición de la gente a luchar. Johnson incluso se disculpó públicamente por esta acción, dándole la espalda a los aspectos correctos.

Lo primero y más importante de estos errores fue confiar en la policía al solicitar un permiso de desfile y darles la ruta exacta de la marcha. No es ningún secreto que las filas de la policía están llenas de reaccionarios y enemigos del pueblo, y hay un largo historial de connivencia entre los departamentos de policía y grupos como el KKK. A la policía no le interesa proteger a las masas y a los revolucionarios contra estos grupos. Sólo sirven para proteger el dominio burgués y aplicar la opresión nacional, especialmente en las zonas de cinturón negro como Carolina del Norte.

La WVO también subestimó drásticamente a sus enemigos: el Klan, los nazis y la policía. Si bien tenían razón al armarse, aún se enfrentaban a un gran déficit de potencia de fuego cuando sus revólveres se enfrentaron a los diversos rifles y escopetas de los reaccionarios. No está claro si la WVO esperaba que el Klan apareciera, especialmente después de la confrontación en China Grove, pero en cualquier caso el resultado indica un fracaso en la preparación para esta contingencia.

greensboro9
Informe policial sobre armas de ambos bandos

Por último, la WVO no siguió las enseñanzas de Mao Zedong sobre la guerra de guerrillas y la estrategia militar universal del proletariado, que hoy es la guerra popular. Su formación parece haber tenido entrenamiento y experiencia con armas de fuego, pero su posición era de defensa pasiva, esperando que el enemigo atacara primero antes de disparar. Como dice Mao: “El enemigo avanza, nosotros nos retiramos. Acosamos a los campos de los enemigos. El enemigo se cansa, nosotros atacamos. El enemigo se retira, nosotros lo perseguimos.”

La WVO cedió terreno al enemigo y le permitió tomar la iniciativa dando a conocer su ruta a la policía, en lugar de atacarlo cuando y donde estaba débil.

Hay lecciones importantes que aprender de la Masacre de Greensboro. Honrar a los que fueron asesinados significa identificar y corregir los errores cometidos y mantener los aspectos positivos, es decir, que tenían razón al enfrentarse a los enemigos de clase en ese entonces, como la tiene ahora. Estos activistas pueden haber subestimado al Klan, pero tenían cierta comprensión de los riesgos y estaban dispuestos a marchar contra el Klan y a atacarlo en un esfuerzo por luchar por una sociedad mejor.

Los fallos de los juicios relacionados con Greensboro demarcaron aún más las líneas de clase, demostrando que la burguesía y su sistema de justicia penal están firmemente del lado de los reaccionarios. El sacrificio de los activistas anti-Klan ha preparado mejor a los antifascistas y revolucionarios de hoy para combatir a los enemigos de clase, y esta fecha debe ser recordada no sólo como un fracaso, sino como un recordatorio de que los reaccionarios no caerán a menos que sean golpeados.

greensboro93
Lápida para los 5 activistas asesinados en la Masacre de Greensboro