Kansas City: La Confrontación Antirrevisionista del Evento SDA Termina en un Derramamiento de Sangre

Foto: Contingente antirrevisionista lee un discurso que detalla los crímenes de SDA y los motivos de confrontación

Este artículo es una traducción.

Por Katia Guamani

El 12 de octubre, un contingente de combatientes anti-revisionistas se enfrentó a una reunión pública en Kansas City de los Socialistas Democráticos de América (SDA). La propaganda en línea del SDA y sus partidarios ha tratado de retratar el evento como un ataque brutal contra los ancianos, pero en realidad, un miembro del SDA que atacó a una mujer combatiente fue repelido, recibió varios golpes que lo dejaron ensangrentado y lo enviaron al hospital.

Solo dos líderes locales del capítulo SDA y otros dos miembros que estaban ayudando a organizar el evento estuvieron presentes cuando los activistas militantes bloquearon la puerta del lugar y entraron.

Al entrar, uno de los revolucionarios leyó un discurso que detalla la naturaleza podrida de las prácticas de SDA a nivel local y nacional, así también cómo la lucha contra el fascismo debe incluir la confrontación del fascismo social, ya que el revisionismo es el enemigo del socialismo genuino.

KCDSA2
Activistas confiscaron propaganda del SDA

Los cargos forumulados contra SDA fueron a nivel nacional tuvieron organizadores sindicales de la policía en puestos electos de liderazgo, que actuaron como soldados de infantería del Partido Democrático imperialista y que son una formación revisionista que apunta a acorralar a la clase trabajadora bajo el ala de la burguesía en nombre del socialismo alentando la participación en la farsa electoral burguesa.

Durante el discurso, los revolucionarios confiscaron los materiales de propaganda y el proyector, y los líderes de la SDA no intentaron detenerlos. “La revolución no es para jugar, ¡abajo con el SDA!” y “¡SDA nunca ganará, la socialdemocracia es el gemelo del fascismo!”, se protestaban mientras se llevaban los suministros del evento.

Fue en este punto que un activista local, Carl, quien fue expulsado de otra organización por defender a los abusadores sexuales y es conocido por tratar de exponer públicamente las identidades de los comunistas, se apresuró a los combatientes que intentaban reclamar su propaganda gritando: “Esto es un espacio seguro!”

KCDSA3
Miembro de SDA intenta fisicamente compremeter al contingente

Lanzó el primer golpe, apuntando a una de las mujeres revolucionarias, pero los combatientes lo rechazaron de inmediato, mientras un líder del SDA intentaba defenderlo. La pelea estalló nuevamente cuando Carl agarró a otro revolucionario y lo derribó al suelo. Los revolucionarios se reunieron y liberaron a su compañero, y Carl quedó ensangrentado junto con los restos de su propaganda esparcidos por el suelo.

Greg Mueller, otro de los líderes locales de SDA, llamó al director del espacio para correr a la escena, mientras que Kansas / Missouri Alianza de Sueños (KSMADS), que sostenía una clínica de DACA al lado, llamó a la policía, mostrando su carácter burgués.

KCSDA, Carl y su esposa Brianna, posteriormente, elaboraron un esfuerzo de contrapropaganda en línea para desdibujar las contradicciones reales que llevaron a esta acción, describiendo las acciones contra Carl como “atacando a los ancianos” y refiriéndose a él como un “veterano discapacitado.” KCSDA trafica con el oportunismo de identidad cuando es conveniente para su causa.

Antes de la escaramuza, los revolucionarios habían dejado en claro que la razón de su interrupción y confiscación de materiales se debía a la naturaleza fascista social del SDA. Carl apuntó a una mujer revolucionaria y los otros revolucionarios respondieron en consecuencia. La contradicción principal era entre comunistas y revisionistas, y se utilizó la fuerza necesaria para repeler al hombre que había señalado a una mujer para que atacara.

La sucursal local en Kansas City (KCSDA) ha engañado a las masas para que piensen que la lucha por el socialismo equivale a poco más que albergar clubes de lectura, proyecciones de películas y manifestaciones ineficaces. KCSDA ha servido como un imán para activistas desechados y saltadores de protesta, además de hacer el trabajo preliminar de los candidatos demócratas locales.

El SDA actúa como una cinta transportadora para llevar la ideología burguesa a las masas e intenta organizarlas detrás del partido del capitalismo con una apariencia izquierdista. El antifascismo histórico que se reunieron para celebrar no fue organizado a través de la “unidad de izquierda” o por revisionistas como ellos, sino por auténticos partidos comunistas que tomaron las armas contra los fascistas e identificaron correctamente a la democracia social como fascismo social y la combatieron ideológica, políticamente y militarmente. Un verdadero día de unidad antifascista no puede incluir revisionistas. El socialismo democrático, como todas las formas de revisionismo, plantea el mayor peligro para la lucha por la revolución.

Cuando los revisionistas son heridos, como lo fueron el fin de semana pasado en Kansas City, incluso los observadores que de otra manera critican el SDA pueden encogerse, horrorizados por la violencia que tuvo lugar. Y, sin embargo, muchos de estos observadores, a pesar de todas sus protestas no violentas y comentarios en línea, no han logrado asestar golpes serios al revisionismo que ha reprimido la revolución socialista en los Estados Unidos durante la mayor parte del siglo pasado, que ha mantenido a los trabajadores explotados, naciones oprimidas y las masas oprimidas.

Para aquellos que están del lado de la burguesía, las imágenes de sangre del sábado pasado son inquietantes, pero para los revolucionarios, lo que sucedió está bien. El revisionismo no desaparecerá mágicamente por sí solo. Atiende a los menos oprimidos entre las masas y busca engañar al resto haciendo desfilar el socialismo falsificado. El derramamiento de sangre del sábado mancha esta farsa; su falsificación se desenmascara lentamente a medida que los revolucionarios libran una lucha despiadada contra el revisionismo y el oportunismo.