AUSTIN: Protestas Desafían la Aprobación del Domain en Riverside por Parte de la Ciudad

Este artículo es una traducción.

Por Walter Villareal, con contribuciones de Anita Lara y Sam Hunt

El jueves de la semana pasada, el Ayuntamiento de Austin votó para aprobar su tercera y última lectura del Domain en Riverside, allanando el camino para que el desarrollador, Presidium Group, construya el proyecto de lujo masivo que se ha enfrentado a un año y medio de lucha a medida que avanza el proceso de rezonificación de la ciudad. El desarrollo ahora aprobado comenzará su marcha para desplazar a miles de trabajadores, estudiantes, inmigrantes y refugiados en el área de East Riverside, el último vecindario en el centro de Austin con un carácter predominantemente de la clase trabajadora.

“Si me lleva hasta el frente de una excavadora, lo haré. La gente solo puede aguantar tanto,” dijo Ellis, un miembro de Defend Our Hoodz – Defiende el Barrio, parado afuera del Ayuntamiento de Austin el jueves por la noche.

Durante cinco horas, los miembros de la organización revolucionaria Defend Our Hoodz-Defiende El Barrio (DOH), junto con casi un centenar de miembros de la comunidad, se reunieron y marcharon por frente del Ayuntamiento, enfrentándose a la policía que les bloqueó el ingreso a las cámaras, mientras cantaban consignas como como, “¡El proceso de la ciudad es una farsa, luchamos cuando roban nuestra tierra!” y “¡Consejo, desarrolladores, policías, enemigos de la gente!”

finalvote5
Manifestantes liderados por Defiende el Barrio se reúnen afuera del Ayuntamiento la noche de la votación final

Habiendo sido expulsados ​​del ayuntamiento en votos anteriores, los manifestantes contra el Domain en Riverside adaptaron sus tácticas usando grandes luces de inundación para atravesar las persianas cerradas de la cámara. La presencia policial incluyó a casi 50 policías que bloquearon el perímetro, pero no pudieron evitar que se vieran y oyeran a los manifestantes.

En un momento durante la reunión, los periodistas de los medios burgueses se rieron porque la interrupción fue tan fuerte que nadie pudo seguir lo que estaba sucediendo. El alcalde Steve Adler pidió varias veces a los miembros del consejo y los oradores que se inclinaran hacia el micrófono diciendo: “Estamos escuchando de espectadores en casa que cuanto más cerca del micrófono podamos estar, mejor estaremos … Lo siento, no puedo escucha,” dijo. La miembro del consejo Natasha Harper Madison habló con fuerza en el micrófono y dijo: “Yo también puedo ser ruidoso.”

A lo largo del proceso, Adler y el miembro del Consejo del Distrito 3 Sabino ‘Pio’ Renteria, cuyo distrito contiene el proyecto, se desplomaron visiblemente en sus sillas y parecieron retirarse del período de comentarios públicos. Los miembros de la comunidad pidieron repetidamente a Renteria que los mirara a los ojos mientras hablaban.

Afuera, la policía trataba a cualquier miembro de la comunidad como un enemigo que expresaba la más mínima simpatía o asociación con los manifestantes que rechazaban el proceso interno. A una madre y a un niño se les prohibió la entrada hasta que alguien del interior entró a buscarlos. Un periodista, The Daily Texan (el periódico estudiantil de UT Austin), también se le prohibió la entrada hasta que los manifestantes discutieron con la policía para dejarla entrar.

La manifestación combativa afuera dirigida por el DOH fue un rechazo directo del proceso de la ciudad. Sus números continuaron aumentando durante la noche y su exitosa movilización de estudiantes, una de las poblaciones clave que serán desplazadas por el proyecto, fue evidente en los jóvenes que se unieron a la protesta militante.

La gran mayoría de los transeúntes se detuvieron para compartir palabras de apoyo cuando se enteraron de la razón de la ruidosa manifestación frente al ayuntamiento, pero una mujer ricamente vestida se acercó e intentó quitar el cartel de un manifestante. Inmediatamente la rodearon los manifestantes que cantaban “enemigo de clase” y la interrumpieron para que saliera. Ella corrió hacia la línea de policía y comenzó a estrechar cada una de sus manos, buscando una escolta policial para alejarse con seguridad.

finalvote4
Una mujer que golpeó los carteles de los manifestantes y estrechó las manos a la policía

Al hablar sobre cómo el proyecto impactará a la clase trabajadora, un manifestante que se solidariza con el DOH dijo: “serán trasladados lejos de Austin, lejos de muchos de los lugares donde trabajan.” Pero todavía trabajamos en Austin. Todavía limpiamos las oficinas de las personas, todavía cocinamos la comida de las personas en los restaurantes de Austin, pero ahora nos obligan a salir.”

De vuelta dentro de la cámara, casi todos los miembros de la comunidad que se inscribieron para participar en el tiempo para los oradores públicos expresaron su oposición al proyecto. Una mujer, Lourdes Kaman, se opuso al proyecto en nombre de su difunto esposo, un trabajador de la construcción que murió mientras trabajaba en los condominios The Edison, otro complejo de apartamentos de lujo en East Riverside, propiedad de Presidium Group.

Visiblemente conmocionado, Kaman compartió cómo los desarrolladores la trataron después de la muerte de su esposo. “Cuando se reunieron conmigo fueron muy irrespetuosos. Ni siquiera me miraban a los ojos, miraban sus celulares … Soy viuda y ahora [mi hija] no tiene padre y todavía estamos luchando por lo mismo, justicia … ¿Sabes lo que es tener? ¿compañías que construyen apartamentos de lujo y luego vienen a ti como si nada hubiera pasado?

Dirigiéndose directamente a Ann Kitchen, miembro del Consejo del Distrito 5, Kaman dijo: “Ustedes no les importa nada, hablan de compasión, Sra. Kitchen, de la falta de vivienda, ¿saben lo que están haciendo con todas esas familias? Vas a tener familias viviendo en la calle. ¿Es eso lo que quieres? No hay nada más que decir.”

La muerte del esposo de Kaman mientras construía un condominio de lujo, y la aprobación del Domain en Riverside que conducirá a un mayor desplazamiento e interrupción de la comunidad, muestran cómo la explotación capitalista se construye en las vidas y la explotación de la clase trabajadora.

El consejo finalmente no se conmovió con los testimonios de la comunidad, y la rezonificación pasó de 6 a 3, con una abstención y un miembro del consejo fuera del estrado. Los votos a favor vinieron del alcalde Steve Alder, miembro del consejo del distrito 3 ‘Pio’ Renteria, miembro del consejo del distrito 1 Natasha Harper-Madison, miembro del consejo del distrito 6 Jimmy Flannigan, miembro del consejo del distrito 5 Ann Kitchen y miembro del consejo del distrito 8 Paige Ellis.

Los votos “no” fueron Greg Casar, miembro del Consejo del Distrito 4, Delia Garza, miembro del Consejo del Distrito 2, y Leslie Pool, miembro del Consejo del Distrito 7. La concejal del Distrito 9, Kathie Tovo, no estuvo presente en la votación.

La única abstención fue un intento intencional por parte del miembro del consejo del Distrito 10, Alison Alter, de reprender al DOH por emplear “tácticas de intimidación inaceptables … fueron mucho más allá del discurso apropiado o disidencia cívica.” Este truco fue su manera desordenada de demostrar que prefería no votar que admitir DOH tuvo alguna influencia en su posible voto en contra del proyecto. Su gesto vacío demostró que la militancia del DOH era inevitable, lo que manifestaba la ira de la clase trabajadora en protestas rebeldes en cada paso del proceso.

Si bien la lógica retorcida de Alter muestra su miedo liberal a la resistencia de la clase trabajadora, el consejo que votó ‘sí’ justificó su voto final gracias a un acuerdo de último minuto elaborado entre el Grupo Presidium y la Coalición Ending Community Homelessness (ECHO), una organización sin fines de lucro que pretende abordar la crisis de personas sin hogar en Austin. El acuerdo afirma que albergará a 100 personas sin hogar durante los próximos cinco años en los complejos en espera de demolición.

DOH continuará organizándose y luchando contra la gentrificación, ya que los políticos vendidos indudablemente destacarán las pocas migajas que los desarrolladores les arrojan como progreso. Sus acuerdos sin sentido no hacen nada para detener la destrucción de los barrios, de la clase trabajadora, y el desplazamiento de la gente por parte del capitalismo.

A pesar de que la multitud se enteró del voto a favor de la rezonificación, el DOH y sus revolucionarios expresaron optimismo e hicieron un llamado a las personas presentes para que no dejaran de luchar y se organizaran aún más.

“Hemos estado luchando contra esto durante más de un año y medio y hemos estado retrasando esta decisión … Incluso si se aprueba y la ‘re-zona’, seguiremos luchando y resistiendo,” dijo un DOH miembro. “No vamos a parar y simplemente dejar que desplacen a miles de personas de bajos ingresos y residentes de clase trabajadora en Austin.”

El resultado de la batalla de rezonificación ofrece una vista previa para el próximo capítulo de la lucha por Riverside. Bajo el liderazgo del DOH, la comunidad se ha unido más a pesar del aumento en la represión de la ciudad, con un total de 24 arrestados desde que comenzó el proceso de rezonificación. Por el contrario, las divisiones entre los desarrolladores y los políticos de la ciudad se han vuelto más expuestas. Sus eslabones débiles, sostenidos por el soborno, han sido probados por la resistencia incesante de la gente de East Riverside.

A medida que se hable de planes para la construcción real, el movimiento contra la gentrificación se volverá más creativo y feroz y sus oponentes estarán más expuestos a medida que el llamado a defender Riverside suene más fuerte.