México: Mujeres y Activistas Protestan para Abortos Legales

Foto: Fuegos encienden alrededor de la catedral de la Ciudad de México mientras manifestantes demuestran para los derechos de abortos legales.

Este artículo es una traducción.

Por Nélida Tello

Después de las protestas nacionales que exigen abortos seguros, legales y gratuitos en todo México, el partido burgués del presidente Andrés Manuel López Obrador, Morena, inició un proceso de reforma para enmendar el código penal federal y la ley general de salud pública que legalizaría los abortos, hasta por 12 semanas en todo México.

Por el momento, los abortos son ilegales en todo México, excepto en el caso de violación, y los abortos ilegales se castigan con hasta cinco años de prisión en algunos estados. Las excepciones son Ciudad de México, que los legalizó en 2007, y Oaxaca, que hizo lo mismo la semana pasada.

Desde la legalización de los abortos en la Ciudad de México, los gobiernos estatales presionados por la Iglesia Católica han intentado endurecer las leyes de aborto y agravar el castigo legal. Muchas mujeres se han visto obligadas a realizar abortos clandestinos, que afectan desproporcionadamente a las mujeres indígenas y rurales. En Oaxaca, los abortos clandestinos son la tercera causa de muerte materna.

El 28 de septiembre, mujeres y activistas en 17 estados protestaron por la legalización de los abortos. En la Ciudad de México, los manifestantes prendieron fuego a la Cámara Nacional de Comercio. Armados con martillos y bates, rompieron las ventanas de Metrobus e intentaron prender fuego a la Catedral Metropolitana antes de ser detenidos por la policía. El gobierno de la Ciudad de México trató de parecer feminista mediante el despliegue de 2,000 mujeres policías para controlar la protesta, pero no pudo mantener el orden y se enfrentó a represalias violentas de los manifestantes.

En Monterrey, cientos de personas salieron a las calles exigiendo la despenalización de los abortos. Mientras culminaba la marcha, los manifestantes informaron haber sido acosados ​​y grabados en video por agentes de la policía local, quienes arrestaron al menos a dos manifestantes. En Guererro, un estado con uno de los castigos más severos por abortos, los activistas protestaron durante tres días consecutivos.

Una participante de la Ciudad de México, en una entrevista con El Universal, declaró que México “ha experimentado avances feministas al tener más mujeres en puestos políticos.” Sin embargo, lo que estas mujeres políticas han hecho en el cargo ilustra constantemente su lealtad a la clase dominante sobre su género. A principios de este año, una niña de 17 años fue violada por cuatro agentes de policía, y tanto la alcaldesa “feminista” Claudia Sheinbaum como la abogada Ernestina Godoy defendieron firmemente a los agentes de policía.

Las leyes aprobadas por el viejo estado reaccionario, como las reformas de aborto de esta semana, no emancipan a las mujeres. Estas protestas revelan el potencial de las masas, que provocan que la burguesía aterrorizada responda con concesiones, pero sin una mayor organización, militarización y liderazgo proletario, estas concesiones serán inevitablemente retiradas, y la mayoría de las mujeres seguirán siendo explotadas y oprimidas. La organización revolucionaria Corriente del Pueblo – Sol Rojo en Oaxaca ha comenzado a unir a mujeres y hombres bajo la ideología del marxismo-leninismo-maoísmo, llevando la lucha por la emancipación de las mujeres más allá de las reformas y hacia la conquista del poder.