PHOENIX: El FBI Espía los Activistas de Inmigración

Foto: Manifestantes en Phoenix bloquean una calle cerca de la oficina local de ICE antes de las redadas nacionales en julio.

Este artículo es una traducción.

Por Ginés

Documentos recientemente divulgados muestran que una rama de la Oficina Federal de Investigaciones (el FBI en inglés) en Phoenix, Arizona está observando activistas de inmigración y los ha observado desde el ocho de mayo, 2018.

Los activistas y las organizaciones debajo de la vigilancia han sido abordados para “observar actividades varias de la patrulla fronteriza estadounidense, grupos de milicias de derecha y otros grupos a favor del muro fronterizo, sobre todo para exponer violaciones de derechos humanos y comunicar amenazas a grupos humanitarios,” según un informe divulgado del FBI.

Los documentos acuñan los activistas como “anarquistas radicales” y predicen un aumento en la focalización del personal policial del gobierno de los EE. UU. y las instalaciones por la frontera en Arizona. El FBI se preocupa que se armen los activistas y usen la fuerza letal a pesar de la falta de evidencia en el informe para mantener esta afirmación. El informe aun sugiere que los activistas son más probables usar “el vandalismo, la destrucción de propiedad y el asalto con artículos fácil de acceso” que un arma.

Manifestaciones sobre el tratamiento de migrantes han arrasado el país este año. En julio, mas de 100 personas bloquearon el tráfico en Phoenix para protestar la amenaza de la administración Trump hacia 10 ciudades con redadas de ICE y las condiciones inhumanas de los centros de detención infantiles.

Desde Donald Trump tomó la presidencia en 2017, 24 migrantes murieron en el tratamiento de ICE, en muchos casos por la falta de la adecuada atención médica. En Yuma, Arizona, niños migrantes han informado sobre el hacinamiento, el asalto sexual y condiciones antihigiénicas en los centros de detención. Condiciones terribles en estos centros no son únicos a Arizona, sino comunes por los EE. UU.

Debajo el disfraz de mejorar las condiciones en los centros, el Departamento de Seguridad Nacional (el DHS en inglés) recibió un subsidio de $4.5 billones en julio, aprobado por los Demócratas y los Republicanos. El propósito de este subsidio no fue para mejorar las condiciones sino para militarizar el ICE y la Patrulla Fronteriza de Aduanas (el CBP en inglés).

El imperialismo estadounidense tiene una historia en la América Central, una que implica organizando los golpes de estado, apoyando los escuadrones de muerte, abusar los trabajadores del campo y saquear los recursos naturales. Las consecuencias de este legado imperialista reverberan hoy por cada paso de los migrantes que tiene que marcharse de sus países de origen a fuerzas, incluyendo los que intentan cruzar la frontera entre los EE. UU. y México para perseguir vidas mejores.

Las milicias de derecha se armaron para servir el imperialismo estadounidense al imitar el CBP. Este año, los United Constitutional Patriots (UCP) abordaron 300 migrantes en Sunland Park, New Mexico, arrastrándoles ilegalmente. Les dijeron a los migrantes que fueron el CBP.

En un correo electrónico, el CBP anunció que no apoya que los grupos privados tomen los asuntos de la aplicación de la ley, a pesar de investigaciones hacia la coordinación entre los agentes de la patrulla fronteriza y las milicias de derecha. Larry Hopkins, el supuesto líder del UCP, fue arrastrado por el FBI casi al mismo tiempo que el video de su grupo aterrorizando a los migrantes se volvió viral, pero por cargos no relacionados a las actividades de la milicia.

Las demandas de organizaciones no gubernamentales a las fuerzas de orden para “tratar las acciones de la milicia como una ofensa de secuestro” fallaron entender que las milicias de derecha y la patrulla fronteriza sirven el mismo interés. El FBI ha abordado “extremistas” de derecha en los años recientes, pero fiel a su propósito, la agencia ha enfocado reprimir los que perciben como amenazas para el imperialismo estadounidense.

Mientras el informe del FBI es especifico a las condiciones de Phoenix Arizona y no representa la perspectiva nacional de la agencia, fue distribuido a través de la oficina y otras agencias de orden. Mientras los activistas continúan empujar en contra del imperialismo estadounidense en la frontera y en otras partes, deben que dejar su ideología indisciplinada y desorganizada del anarquismo si desean eludir el FBI.