Austin: Oficial de Policía Arrestado por Abuso Sexual de una Niña

Foto: Dustin Paul Lee, oficial del Departamento de Policía de Austin (APD), acusado de agresión sexual de una niña

Este artículo es una traducción.

Por Karina Garza

El 8 de septiembre, un teniente del Departamento de Policía de Austin (APD), Dustin Paul Lee, de 47 años, ingresó en la cárcel del Condado de Williamson acusado de agresión sexual de una niña, su propia hija. Se estableció un bono relativamente bajo de $150,000 para el abusador de menores y continúa recibiendo el pago del departamento después de ser puesto en servicio restringido.

Lee tiene una historia documentado de mal comportamiento contra mujeres dentro del departamento. En mayo de 2008, Lee fue despedido después de acosar sexualmente a otro oficial, y al año siguiente fue recontratado después de aceptar una degradación voluntaria al rango de detective.

Lee luego volvió a subir y fue ascendido de sargento a teniente en abril de 2017. Lee ahora dirige el Comando del Área del Centro de APD y supervisa el equipo de intervención de crisis del departamento, a pesar de su historial disciplinario.

APD tiene una reputación de abusos físicos y sexuales. El 24 de agosto de 2018, la ex novia del ex comandante de APD Jason Dusterhoft presentó una queja oficial ante APD después de que la estranguló y la abofeteó. En 2014, una solicitud de registros abiertos reveló el video del tablero de dos oficiales de policía mirando a una mujer pasar junto a su vehículo cuando uno dice: “Adelante, llame a la policía. No pueden cancelar su violación.” Esto solo les valió a los oficiales unos días de suspensión del jefe de policía Art Acevedo, quien dijo que las suspensiones de tres y cinco días fueron “justas y apropiadas.”

Austin tuvo una de las violaciones más altas reportadas en Texas en 2017. Si bien las agencias policiales de Texas respondieron a más de 600 acusaciones de asalto sexual de adultos ese año, solo un jurado declaró culpable a una sola persona. La APD tiene la costumbre de “limpiar” los casos de violación, mientras que los violadores quedan impunes ante los tribunales burgueses.

Al menos de 40% de las familias de los agentes de policía sufren de violencia doméstica, en comparación con el 10% en la población general.

La víctima de Lee, su propia hija, debe ser elogiada por su valencia al presentarse, lo que hizo para proteger a su hermana de futuros abusos sexuales. Ya es bastante difícil para las mujeres enfrentarse a los depredadores sexuales cuando los tribunales burgueses y la policía no hacen nada por ellas, mucho más cuando su agresor es un oficial de policía.

Incluso si APD y los tribunales burgueses castigan a Lee, solo sería disfrazarlo como una anomalía y disfrazar su propio papel en hacer cumplir la sociedad de clases, la fuente de la opresión de las mujeres. La justicia burguesa no tiene nada para las mujeres de la clase trabajadora, por lo que el pueblo debe tener su propia justicia, la justicia popular, impuesta a través de la violencia revolucionaria.