PERÚ: Suspenden Construcción de la Mina de Cobre Tía María

Foto: Manifestantes bloquean la calle en Arequipa.

Este artículo es una traducción.

Por Jakob Stein

La semana pasada, el Ministerio de Energía y Minas de Perú suspendió el permiso para la construcción de la mina de cobre Tía María, un proyecto de 1.4 mil de millones de dólares, en la región de Arequipa. El gobierno reaccionario suspendió la licencia supuestamente para reevaluar su legalidad y tomar en cuenta las objeciones de los funcionarios locales, pero huelgas paralizantes, bloqueos de puertos y protestas combativas han forzado la mano del gobierno.

Durante los últimos diez años, Southern Copper Corporation (SCC) ha intentado construir la mina varias veces, pero la gente de la región ha emprendido la lucha contra ella cada vez con gran coraje y militancia. Los residentes del Valle de Tambo se han opuesto a la mina desde su inicio por temor a que contamine el Río Tambo y la tierra circundante utilizada para la agricultura.

En contra del intento más reciente, los manifestantes han bloqueado carreteras y ferrocarriles que conectan cuatro minas separadas con el puerto de Matarani, resultando en una pérdida estimada de 400 millones de dólares en exportaciones de minerales. En un movimiento característico del gobierno corporativista fascista, los militares fueron desplegados para vaciar el puerto y reanudar las operaciones comerciales con una escalada de represión contra el pueblo.

Tia-Maria-protests
Residentes del Valle de Tamo marchan sobre la ciudad de Arequipa.

También han estallado protestas militantes desde la aprobación inicial del proyecto en julio, al menos 34 policías resultaron heridos y ocho manifestantes han sido arrestados. Las huelgas generales indefinidas en toda la región también han perturbado el transporte comercial y el turismo; sólo la industria del turismo está perdiendo aproximadamente 250,000 dólares al día.

La SCC, junto con el Ministro de Energía y Minas, Francisco Ismodes, están siguiendo el camino de la “licencia social”. El viejo estado reaccionario intenta llevar a cabo el despojo del pueblo de Arequipa con el supuesto “acuerdo” de las masas, nombrando al pueblo para que hable en nombre de la “participación” y utilizando el poder ejecutivo para pisotear la democracia e interpretar la voluntad del pueblo.

Las masas de Arequipa ya han demostrado que una suspensión temporal de la mina de Tía María no es suficiente; están exigiendo la cancelación completa del proyecto. Aunque el viejo estado reaccionario continuará presionando contra el pueblo en nombre del capital, incluso con su supuesta “aprobación”, las masas no se dejan engañar y han movilizado a miles para combatir y resistir las maquinaciones del SCC y sus lacayos en el parlamento.