Los Ángeles: La Construcción de la Torre Gentrificadora de Verizon se ha Aplazado Después de una Protesta.

Foto: Los residentes de Boyle Heights protestan por la construcción de la nueva torre de Verizon frente al jardín de la comunidad.

Este artículo es una traducción.

Por Bill Smith

El 25 de agosto, miembros de la comunidad en Boyle Heights se movilizaron para resistir la construcción de una nueva torre de telefonía celular 5G en el sitio de un jardín comunitario y centro cultural, que los residentes dicen que acelerará la gentrificación.

La empresa de telecomunicaciones Verizon originalmente planeaba comenzar la construcción al día siguiente, pero ha sido detenida por dos semanas más después de la protesta y quejas por escrito que Verizon recibió de vecinos y agricultores en el área de influencia inmediata de la torre.

La ONG (Organización No Gubernamental) oportunista East Los Angeles Community Corporation (ELACC), propietaria del terreno en el que se construiría la torre, ha estado negociando durante meses con Verizon mientras mantiene a los residentes de Boyle Heights fuera de onda. Los agricultores que visitan el sitio todos los días dijeron que sólo recientemente han oído hablar de los planes.

2 (2)
El terreno donde Verizon planea construir su nueva torre, que actualmente alberga un jardín comunitario y un centro cultural.

Después de la protesta, los asistentes se adentraron en el salón de reuniones de Casa Del Mexicano, donde los representantes de ELACC se habían estado escondiendo de la multitud. Se sentían visiblemente incómodos cuando la gente tomaba el micrófono para hacer preguntas difíciles. Uno a uno, los asistentes señalaron problemas y contradicciones aparentes con esta nueva torre 5G.

Una persona preguntó a la multitud: “¿Quién tiene aquí el iPhone más nuevo?” Sólo tres personas levantaron la mano. “Esta torre no es para nosotros.” Los últimos teléfonos móviles pueden costar más de 1,000 dólares y la conexión 5G de la torre prevista sólo es compatible con las nuevas tarjetas de wifi.

Una madre de la clase obrera cuyo hijo había sido asesinado por la policía se hizo eco de que la torre no era “para nosotros,” sino “para los nuevos policías drones con los que quieren volar para espiarnos.”

“Quieren ser capaces de ver cada pequeña cosa que una persona hace para poder enviar a la gente a matar inocentes como lo hicieron con mi hijo,” dijo ella. 

Los asistentes gritaron: “Jardines sí, Verizon no” y exigieron que ELACC se retirara del contrato con Verizon, que permite a la compañía construir legalmente en cualquier lugar que desee. Los residentes temen que el jardín existente en el sitio sea arrasado y que incluso la misma Casa del Mexicano pueda ser demolida, que está adornada con murales y otras obras de arte que retratan la historia de la nación chicana oprimida por el imperialismo estadounidense.

“ELACC lleva la cara de las organizaciones comunitarias haciendo bien para la gente, pero entre bambalinas son sólo instrumentos de ‘justicia social’ de la gentrificación,” dijo un miembro de la organización revolucionaria Defend Boyle Heights a Incendiary. “Este es sólo otro ejemplo claro de por qué no debemos confiar en las organizaciones sin fines de lucro.” Estamos con los agricultores, la comunidad y los inquilinos que exigen que no se construya la torre.”

Después de la reunión, la gente cocinó comida del huerto que está siendo atacada para recaudar donaciones para financiar la resistencia a la torre. DBH agitó con las masas sobre el tema de la gentrificación, el engaño de las ONG y la necesidad de organizarse colectivamente contra Verizon y la ELACC. Algunos de los agricultores hablaron por experiencia personal sobre cómo habían organizado otra pequeña jardín colectiva y habían dirigido una ONG diferente fuera de la ciudad a pesar de la represión policial.

“Ganamos allí, podemos hacerlo aquí también”, como dijo uno de los agricultores.