Puerto Rico: Revolvimiento de Gobernador No Logra Apaciguar a las Masas

Foto: Wendy Vásquez es juramentada como el tercer gobernador de Puerto Rico en una semana.

Por Felipe Vera

Desde que el ex gobernador de Puerto Rico, Ricardo “Ricky” Rosselló, renunció a su cargo el 25 de julio, las masas han seguido movilizándose y protestando, incluso cuando el gobierno ha cambiado desesperadamente a los gobernadores en un esfuerzo por pacificarlos.

Pedro Pierluisi había jurado tomar el lugar de Rosselló, pero fue rechazado el miércoles pasado por la Corte Suprema de Puerto Rico, convirtiendo a la justicia Wendy Vázquez el nuevo gobernador. Si bien las personas que asumen el cargo son diferentes, los intereses de la clase dominante siguen siendo lo mismo. Los tres gobernadores son miembros del mismo partido político burgués, el Nuevo Partido Progresista.

Menos de una semana después del nombramiento de Vázquez, Thomas Rivera Schatz, presidente del Senado puertorriqueño y jefe del Nuevo Partido Progresista, ya se ha sentado en privado con los políticos para discutir sobre Jenniffer González, representante sin derecho a voto del Congreso, como candidato de gobernador.

Este intento de desorientar a las masas y ocultar los crímenes y la corrupción de la clase dominante no ha sido efectivo. Las masas han denunciado a Vázquez tal como lo hicieron Rosselló y Pierluisi, señalando su investigación criminal en curso, así como su recorte de fondos para mujeres maltratadas.

Todo este escenario es esencialmente una versión acelerada de cada proceso electoral y destaca la bancarrota de las elecciones en la era del imperialismo en general. Schatz, el hombre que abogó por el derribo de Pierluisi y que actualmente está planeando reemplazar a Vásquez con González, se postulará para gobernador en 2020.

Durante semanas, los manifestantes en Puerto Rico dieron discursos, protestaron y arrojaron piedras a las fuerzas estatales mientras que la policía lanzaba gases lacrimógenos contra la multitud. Aunque estas protestas atrajeron a las masas, el estado no fue destruido y quedó completamente intacto con la partida de Rosselló.

gettyimages-1156242954
Manifestantes choquen con la policía en San Juan

Los socialistas falsos como los Socialistas Democráticos de América (DSA) sirven a los intereses del imperialismo estadounidense al tratar de caracterizar esta renuncia como un “derrocamiento”. El imperialismo estadounidense está más que dispuesto a sacrificar a un lacayo o dos (o tres) mientras su dominación de Puerto Rico como colonia permanece sin respuesta.

El cambio social verdadero no puede y no se logrará a través de renuncias, políticas electorales o Organizaciones No Gubernamentales como lo de Rosselló Boricua ¡Ahora Es!

Puerto Rico tiene una historia larga de resistencia anticolonial militante con una actitud correcta hacia las elecciones simuladas. Un ejemplo es Lolita Lebrón, quien fue encarcelada durante 25 años por el gobierno imperialista de Estados Unidos después de liderar un ataque coordinado contra la Cámara de Representantes de Estados Unidos en 1954 donde 5 congresistas fueron fusilados.

Las masas exigen más que el intercambio de funcionarios burgueses. Es deber de los revolucionarios convertir estas llamadas desorganizadas para el cambio en un boicot organizado y activo de elecciones que puedan desafiar al falso sistema puertorriqueño y a su imperialismo estadounidense.