Brasil: El Pueblo Indígena Resiste los Ataques Hacia el Cuidado de Salud

Foto: El cartel en español, “¡No a imponer límites a nuestros recursos de salud indígenas!”

Por Ginés

Ocupacao_Sesai_Curitiba_2
El pueblo indígena ocupa los edificios gubernamentales en Curitiba

En el mes pasado, el pueblo indígena de Brasil ha tomado varias acciones audaces para defenderse en contra de los ataques hacia la Secretaría Especial de la Salud Indígena (o el SESAI, el acrónimo brasileño) que incluye demostraciones, barricadas y ocupaciones de edificios gubernamentales.

Antes, la administración de Bolsonaro anunció su plan para desmantelar el SESAI, la agencia cuyas responsabilidades implican la aplicación y coordinación del cuidado de salud en treinta y cuatro distritos de salud indígena, y localizar el cuidado de salud indígena.

Los servicios son adaptados hacia las necesidades especificas de las comunidades indígenas como la transportación y romper las barreras de idioma, también conectar el sistema estatal de la salud con las varias costumbres culturales. Los cambios propuestos se registrará el pueblo indígena al sistema municipal de salud a fuerzas.

Desde al anuncio, el pueblo indígena en todo el país ha movilizado a combatir y resistir la política reaccionaria. El ministro de salud Luiz Henrique Mandetta ha retrocedido públicamente la propuesta, no por simpatizar el esfuerzo para los indígenas sino por la presión pública y la atención negativa.

Aunque Mandetta sugiere que el ministerio de salud no intenta disolver la agencia, el contrato entre el SESAI y la compañía contratado para contratar trabajadores de la salud indígena, conductores y trabajadores de saneamiento (todos son parte de las comunidades que sirvan) expiró el 30 de julio, sin reanudación.

Por el mes de julio, cienes de personas indígenas de cinco estados han ocupado el edificio gubernamental de SESAI para protestar la disolución de los servicios de salud en Curitiba (PR) y el capital federal de Brasilia.

Ocupacao_Sesai_Curitiba_1
El pueblo indígenaocupa los edificios gubernamentales en Curitiba

Cacique Vera Popygua, presente en la ocupación en Curitiba dijo, “…causará muchas muertes infantiles porque tenemos [que ir] 150 kilómetros para llevar un niño enfermo, una mujer embarazada y gente de edad que necesitan el tratamiento. Entonces, esto va a impactar nuestra comunidad.”

En el 12 de julio, aproximadamente 200 manifestantes de la ocupación de Curitiba bloquearon la autopista BR-277. Usaron llantas encendidas para crear una barricada que impidió el trafico en ambas direcciones por cinco horas, que luego causó un atasco de diez kilómetros en cada dirección antes de revolver en el oficio del SESAI.

A través del robo de tierras y recursos, represión brutal y el pisoteo de sus derechos, el pueblo indígena de Brasil ha mantenido su resistencia al estado reaccionario. Su opresión no empezó con la administración del fascista Bolsonaro, y no va a terminar debajo de un lacayo del imperialismo estadounidense y representativa del latifundio y la burguesía. El pueblo indígena desea una revolución nueva democrática y hasta que venga ese día continúan su lucha y resistencia.