Historia de la Clase Obrera: Revuelta de Cleveland en el Primero de Mayo 1919

Por Mike Talavera

Este articulo es el primero de una serie sobre días notables en la historia del Primero de Mayo. También conocido como Día Internacional de los Trabajadores, el Primero de Mayo es un día celebrando la clase obrera que fue adoptado por primera vez por la Segunda Internacional y se ha celebrado por Comunistas, trabajadores, y las masas a través del mundo. Esta historia inaugural reporta una marcha el Primero de Mayo que ocurrió hace cien años en la ciudad de Cleveland, uno que muchos señalan como el cumpleaños del Partido Comunista de los Estados Unidos.

En el Primero de Mayo 1919, una manifestación de decenas de miles liderada por el Partido Socialista de América (SPA) fue emboscada por la policía y leales de EE. UU, resultando con peleas en cada esquina de Cleveland. Se utilizaron tanques y camiones del ejército para romper el mar de manifestantes ondeando banderas rojas. C.E Ruthenburg, líder anterior del capítulo de SPA en Cleveland, informó sobre los eventos del día en el periódico The Revolutionary Age (La Era Revolucionario), escribiendo, “Los trabajadores de Cleveland que se esfuerzan por deshacerse del yugo de opresión y explotación han recibido su bautismo en sangre.”

El año ya había visto una nueva ola de organizaciones laborales y rebelión violente contra el estado estadounidense tras la Revolución Bolchevique 1917 en Rusia. Decenas de miles de trabajadores se pusieron en huelga a través del EE. UU, con el ejemplo más grande siendo la huelga de Seattle General en febrero donde 65,000 trabajadores en varios sectores, algunos soldados en uniformes de la Primera Guerra Mundial, fueron a la huelga por una semana.

En el camino hasta el Primero de Mayo, la izquierda del Partido Socialista había empezado a separarse del resto de la organización, abrazando la ideología y estrategia de los Bolcheviques en lugar del reformismo.

“Como establecido en el programa de la Izquierda,” escribió Ruthenburg en abril de ese año, “acción política, revolucionario y enfatizando el carácter implacable de la lucha de clases, ahora ha derrocado la vieja idea de intentar llevar a cabo varios reformes locales como mejor vivienda o propiedad municipal de líneas de tranvía… lo que contará es la acción de masas en la guerra futura contra el estado capitalista.”

Ruthenburg lideró un desfile de Central y E 9th Street hasta el Cuadro Publico, y por la mayoridad de la marcha el estado de ánimo era jubiloso. Pancartas fueron izadas exigiendo la liberación del candidato socialista Eugene Debs, libertad para todos los presos políticos, el fin de la Fuerza Expedicionaria de los Estados Unidos en Siberia, y trabajo para los desempleados con un salario mínimo de un dólar por hora.

Cuando los manifestantes se habían reunido en el Cuadro Publico, Ruthenburg había planeado dar un discurso, pero antes que pudiera un contingente de policía montada lanzó a la marcha, atacando a la gente indiscriminadamente. Grupos reaccionarios nacionalistas como los Black Hundred y el Loyal American League también se unieron al asalto de la policía contra los trabajadores. Muchos de los manifestantes se defendieron y peleas continuaron durante la noche. La policía disparó y mató a dos trabajadores, cientos fueron brutalizados, y 150 arrestados, incluyendo a Ruthenburg.

Bajo protección policial, nacionalistas allanaron la sede de Cleveland SPA y destruyeron materiales y equipos. A pesar de estos daños, Ruthenburg declaró el Primero de Mayo un éxito. “Los trabajadores han aprendido su lección,” el escribió. “Ellos han aprendido como ‘democracia’ se encuentra la protesta pacífica. Saben por los miles que marcharon que su poder es mayor que nunca. Otro día viene. Siguen hasta la victoria sea logrado.”

Cleveland no era la única ciudad que experiencia un Primero de Mayo rebelde ese año. En la Ciudad de Nueva York, soldados de los Estados Unidos acosaron a inmigrantes y allanaron una Casa de Gente Rusia. En Boston, socialistas encabezaron una marcha sin permiso, lo que llevo a peleas entre los manifestantes y policía. Un oficial fue apuñalado hasta la muerte.

Los manifestantes intrépidos avivaron los elementos de reacción estadounidense, amplificado en la impresión de los principales medios de comunicación. “Silenciar a los defensores incendiarios de la fuerza,” un reportero escribió en el Washington Post. “Bajar la mano de la ley sobre los violentos y el incitador de violencia.”

Tanto como estas manifestaciones provocaron terror en los corazones de la clase dominante y sus aliados, inspiraron coraje entre las masas y reunieron apoyo para el incipiente movimiento comunista. Ruthenburg sería instrumental en la fundación del Partido Comunista y la revuelta del Primero de Mayo 1919 en Cleveland serviría como un descanso de la postura conciliatoria de los reformadores anteriores y anunciaría una nueva dirección de militancia y voluntad revolucionaria inflexible.